Manny Pacquiao and Timothy Bradley1 d0e4cLa victoria en forma unánime del filipino Manny Pacquiao (56-5-2, 38 KOs) sobre el estadounidense Timothy Bradley (31-0-0, 12 KOs) en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada, se ha convertido en el suceso deportivo del fin de semana y acaparado espacios en importantes publicaciones, que no han perdido la oportunidad de opinar sobre el regreso triunfal del diputado filipino.

The Ring Magazine, considerada la Biblia del Boxeo, destacó en su versión digital que el peleador tagalo no había conseguido el nocaut que había prometido, pero si logró tomar venganza de la controversial derrota sufrida dos años atrás en el propio escenario.

“Manny Pacquiao volvió al MGM para obtener lo que él y la mayoría del mundo pensaba que le pertenecía”, dijo el medio en franca alusión al combate de 2012 cuando Bradley recibió, de manera injusta, el veredicto mayoritario de los jueces y le arrebató la corona welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

“La victoria de Pacquiao representa una transición hacia ser un peleador más maduro. Puede que haya perdido rapidez en sus reflejos. Pero el tiempo le ha dado la sabiduría para ser más un peleador inteligente que instintivo. Contra Bradley, tuvo que adaptarse”, consideró el importante medio estadounidense.

Entretanto, ESPN en su versión en español valoró que “Pacquiao mostró una nueva faceta en una batalla de contrastes. Ya quedó en el pasado el PacMan demoledor que golpeaba y derribaba. Ahora mantiene el estilo, pero trabaja con la mano en la palanca de cambios y no duda en quitar el pie del acelerador”.

Añadió que “en esta nueva versión del filipino manda la estrategia y lo más importante: que su volumen de golpeo se materialice en los números. Es decir, acepta que su poder disminuyó entonces hace prevalecer su memoria, su experiencia y la capacidad de dominar el ritmo ejerciendo el control mediante su mejor velocidad”.

Para el diario mexicano Excelsior “Pacquiao sólo tuvo problemas con dos buenas derechas que le colocó Bradley al principio y mitad de la pelea, pero el resto del camino fue siempre de completó dominio del púgil filipino, que mostró una gran preparación física, gran concentración y siguió a la perfección las indicaciones que desde la esquina le trasmitió su fiel preparador Freddie Roach”.

El medio apreció que “la estrategia era simple, la de siempre, la que le hizo ser el mejor del mundo, no parar de meter sus manos con rapidez y salir fuera, con la agilidad de sus piernas, sin entrar nunca en la guardia ni al alcance de los golpes de Bradley”.

Luego citó al ex campeón de peso pesado, el británico Lennox Lewis (actualmente es comentarista de boxeo), quien señaló en su cuenta de Twitter que “Bradley es un guerrero, pero no está en la misma liga que Manny” y que la diferencia entre la primera y la segunda contienda fue que esta vez los jueces tomaron la decisión correcta.

“El viejo prevaleció” y “la carrera de de Manny Pacquiao a los 35 años continuará”, fueron algunas de la valoraciones que destacó el rotativo Los Angeles Times. “En una muestra de increíble velocidad, fuerza de voluntad y condición física, él (Pacquiao) mereció la decisión unánime ante el hombre que lo había sorprendido hace dos años tras una decisión polémica (…), matizó el rotativo angelino.

Mientras el diario argentino Olé tituló “Sigo siendo el Rey” y en el cuerpo del texto aseguró que la mejor versión del tagalo volvió a aparecer en el ring y le sirvió para castigar al invicto estadounidense y recuperar el cetro que había perdido dos años atrás.

Comenta sobre este articulo