Pacquiao 14042014 66cffBeijing.-La revancha entre el filipino Manny “Pac-Man” Pacquiao (56-5-2, 38 KOs) y su victimario en junio de 2012, el estadounidense Timothy “La Tormenta del Desierto” Bradley (31-1-0, 12 KOs), tuvo grandes repercusiones en los medios de comunicación del continente asiático. Los noticiarios de radio y televisión, las publicaciones físicas y online, así como la mayoría de los fórums dedicados al deporte en Asia, se hicieron eco de la esperada venganza del tagalo, quien quitó al norteño su invicto y de paso, dejó claro que su superioridad sobre Bradley fue y se mantiene como un hecho innegable.

Las versiones en internet (en inglés) de los rotativos “The Korea Times” surcoreano y “The Japan Times” japonés dedicaron un espacio importante de sus páginas, con fotos y crónicas, al resultado del combate que tuvo lugar en la noche del sábado 12 de abril, en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada (mañana o mediodía del 13 de abril en las naciones asiáticas).

El “Bangkok Post” tailandés publicó un interesante artículo sobre las posibles implicaciones del éxito del filipino en la refriega, en el que se citó la conocida frase del “Pac-man”, “La línea telefónica está abierta las 24 horas, los siete días de la semana”, invitando a Floyd Mayweather a marcar su número y negociar el enfrentamiento que la afición en toda Asia y el mundo pide a gritos. Durante las semanas y meses que siguen, el nunca agotado tema del potencial Mayweather-Pacquiao estará con toda certeza omnipresente en los medios de prensa que cubren las incidencias del boxeo profesional: esto es sólo un adelanto.

Las publicaciones online del “JakartaGlobe” indonesio y el “The Star” malasio colocaron en sus páginas deportivas varios trabajos de Agence France-Presse (AFP) sobre el cartel boxístico celebrado en “Sin City” y particularmente, resaltaron el triunfo por decisión unánime del ídolo tagalo.

En China, el “South China Morning Post” hongkonés publicó una reseña del Pacquiao-Bradley II, en su versión física y virtual, acompañada de fotos de la pelea y de las miles de personas que se congregaron en lugares públicos en Filipinas para no perderse al congresista de Sarangani en acción. “China Daily” (en chino e inglés) igualmente se refirió al evento más importante del pasado fin de semana en el universo del pugilismo rentado.

Los aficionados en China al Arte de Fistiana, contaron además con la posibilidad de disfrutar en vivo de la pelea estelar del cartel de Las Vegas. La Televisión Central de China (CCTV por sus siglas en inglés) a través de uno de sus dos canales de deportes, CCTV5, se enlazó con la transmisión de HBO a partir del momento en que ambos púgiles realizaban su entrada al cuadrilátero y hasta el instante de rompecorazones en que Michael Buffer hizo lectura del veredicto unánime de los jueces.

El deporte de los puños comienza a convertirse en pasión en el gigante asiático, y el boxeador internacional más conocido y seguido en China, es sin dudas Manny Pacquiao, de quien se han transmitido la mayoría de sus comparecencias al encerado en la última década, e ininterrumpidamente desde su nocaut en diciembre de 2008 a expensas de Oscar de la Hoya, en aquel “Combate de Ensueño”.

Lógicamente, la mayor cobertura mediática tuvo lugar en Filipinas, donde se vivió con intensidad cada round y no respiró un alma durante los minutos de suspenso que precedieron a la lectura de las boletas.

“Pacquiao brillante venga su derrota ante Bradley”, fue uno de los artículos que publicó el sitio web filipino “philboxing.com”.

“En efecto”, señalaba el referido trabajo, “todavía a sus 35 años de edad, la trascendental trayectoria de Pacquiao continúa, pues el filipino supo controlar el ritmo de las acciones y demostró su extraordinaria velocidad de manos, así como su poder y excelentes movimientos, para escapar de cualquier aparente peligro y girar como un torbellino alrededor de Bradley en un hechizo vertiginoso”.

Otro columnista de la misma publicación (“philboxing.com”) reforzaba la idea de un “Pac-Man” para rato, con un “Pacquiao domina a Bradley: el trayecto continúa”

“Etiquetado como acabado y listo para ser destrozado por el campeón defensor Timothy Bradley, el héroe filipino del boxeo, a sus 35 años, demostró al ahora destronado titular cuán errado estaba, y le dio una lección de boxeo con una victoria por decisión unánime que le permitió recuperar su corona welter de la Organización Mundial (OMB)”.

“Además de traer de vuelta al país el cinturón, como había prometido, el púgil-congresista de la provincia de Sarangani le propinó al hasta entonces invicto y jactancioso estadounidense su primera derrota en 32 peleas, mientras él (Pacquiao), una vez más, se muestra listo para conquistar nuevas alturas en el deporte que le ha traído a él y a su país inconmensurable honor, fama y riqueza.”

Otras informaciones de los medios de comunicación en Filipinas se referían a la masiva presencia de aficionados en plazas y parques para ver juntos la pelea del nuevo rey welter de la OMB.

Durante el transcurso de la contienda, la tasa de criminalidad en el país del sudeste asiático se redujo prácticamente a cero, pues tanto los “elementos antisociales” como las fuerzas del orden público estuvieron pendientes de la revancha del campeón del orbe en ocho divisiones del pugilismo de paga. Así mismo, tanto los grupos rebeldes como las fuerzas del ejército detuvieron las hostilidades para que nada interfiriese con el disfrute del combate.

Un articulista de “philboxing.com” fue tan lejos en su entusiasmo que afirmó: “Manny Pacquiao debe estar de regreso en el tope del ranking libra-por-libra desplazando a Mayweather”.

“Los aficionados se preguntarán: ¿Por qué debería Manny estar ubicado por encima de Floyd Mayweather en el escalafón libra-por-libra? La respuesta es simple: Pacquiao pelea contra los mejores boxeadores en sus categorías de peso natural y cuando estos se encuentran en el pináculo de sus carreras; y esta noche destrozó a un púgil invicto en su mejor estado de forma, como Bradley, quien es ampliamente reconocido como uno de los 5 primeros en el ranking libra-por-libra.”

Así será en lo adelante, éste es sólo el inicio de una reanudación más animada del debate de siempre: ¿qué se necesita para que finalmente Mayweather y Pacquiao crucen guantes? Mientras el final de las carreras de ambos es cada vez más inminente, los reclamos ganarán en insistencia. De momento, la mayoría de los filipinos entrevistados en las calles, ante la pregunta sobre qué sigue para el PacMan, responde: “Mayweather es el próximo”.

Comenta sobre este articulo