Felino Jones Lebedev k22042014 eae7bMoscú.-Ha transcurrido casi un año desde que el panameño Guillermo Jones y el ruso Denis Lebedev se enfrentaron en mayo del 2013 y desde entonces aquella pelea se ha convertido en una novela interminable con todos los ingredientes para una cinta cinematográfica.

Ahora “El Felino” Jones (39-3-2, 31 KOs) y el zurdo Lebedev (25-2-0, 19 KOs) efectuarán la revancha el 25 de abril en el Palacio de los Deportes Dynamo, en Krislatskoie, perteneciente a Moscú, la capital rusa.

En el primer pleito entre ambos, efectuado el 17 de mayo del pasado año, Jones noqueó en el undécimo asalto a Lebedev, en el Crocus City Hall, de Myakinino, en Moscú.

Pero horas después un reporte de la Agencia Rusa Antidopaje (RUSADA), dirigido a la AMB, precisaba que la muestra “A” de Jones había dado positivo al diurético furosemida, un producto que aparece dentro de la lista de sustancias prohibidas.

Con posterioridad, los representantes de Lebedev solicitaron a la Asociación Mundial (AMB) que oficialmente despojara de la faja a Jones y declarara campeón de las 200 libras al europeo.

Semanas más tarde, durante la Convención Anual de la AMB, efectuada en Lima, Perú, la institución despojó oficialmente a Jones del título crucero, reconoció a Lebedev como actual monarca de la categoría y ordenó las conversaciones para la revancha con fecha límite el 23 de octubre.

Para que el caso tuviera mayores complicaciones, la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, en inglés) suspendió al laboratorio ruso por no ser confiable en sus análisis, que incluyó los dilatados resultados de la pelea Lebedev-Jones.

Aún así, el “Felino” Jones recibió una suspensión de seis meses y el cinturón regresó a manos de Lebedev, con la condición de que debía concederle la revancha al panameño.

Jones había conquistado el cinturón por nocaut en el décimo frente al alemán Firat Arslan, el 27 de septiembre de 2008, en Hamburgo, Alemania. Después salió airoso en nueve combates, el último también por la vía del sueño ante el estadounidense Michael Marrone, el 5 de noviembre de 2011 en Hollywood, Florida.

Una lesión ante Marrone obligó a Jones a mantenerse alejado del cuadrilátero durante 16 meses. En ese período la AMB lo declaró “campeón mundial en receso”, con la obligación de chocar ante Lebedev.

Ahora, después de muchos tejes y manejes, tanto Jones, de 41 años, y Lebedev, de 34, aseguran que saldrán con el brazo en alto y con la faja de campeón.

“Aprendí mucho del combate anterior”, dijo Lebedev. “Y sé que Guillermo Jones es un boxeador talentoso, pero he corregido los errores y le tengo una sorpresa específica para este enfrentamiento”.

Lebedev señaló que se encontraba delante en la puntuación cuando finalizó el duelo anterior, pero un golpe de Jones puso fin a las acciones cuando restaba menos de un minuto del penúltimo round. En ese momento el rostro de Lebedev estaba totalmente desfigurado, principalmente el ojo derecho.

Jones precisó que se encuentra en excelentes condiciones físicas y que en esta ocasión ha entrenado con mayor intensidad.

“Creo que Lebedev tiene un gran problema”, expresó Jones en la capital rusa. “Este tipo posee mi título y quiero llevarlo de vuelta a Panamá. Pueden estar seguros que la pelea va a ser más fascinante que la anterior”.

El italiano Giuseppe Quartarone será el árbitro del pleito, en tanto fungirán como jueces César Ramos (Puerto Rico), Jean Legland (Francia) y Carlos Sucre (Venezuela).. La función de supervisor estará a cargo del también venezolano Carlos Chávez.

Comenta sobre este articulo