Guillermo Rigondeaux k05052014 84d56Después de siete meses de inactividad competitiva, principalmente por pereza de la promotora Top Rank, el doble campeón mundial cubano Guillermo Rigondeaux ya tiene rival: el igualmente invicto y prometedor joven dominicano Jonathan Guzmán.

El “Chacal” Rigondeaux (13-0-0, 8 KOs) expondrá los títulos supergallo de la Asociación Mundial (AMB) y de la Organización Mundial (OMB) ante el “Rey Salomón” Guzmán (16-0-0, 16 KOs), el 19 de julio en la Cotai Arena, del hotel y casino Venetian, en Macao, China.

En la velada también rivalizarán el estadounidense Brian “Hawaiano Punch” Viloria y Zou Shiming, doble campeón olímpico y bititular mundial, e idolo de las multitudes en el gigante asiático.

Para el zurdo Rigondeaux, de 33 años, será la última pelea de su contrato con Top Rank, la compañía que en lugar de apoyarlo, ha hecho muy poco para respaldar su carrera profesional.

Reiteradas declaraciones del veterano promotor Bob Arum, principal ejecutivo de Top Rank, evidencian las pocas simpatías que sienten él y los demás directivos de la empresa por el oriundo en la oriental provincia de Santiago de Cuba.

“Cada vez que lo menciono (el nombre de Rigondeaux), ellos vomitan”, dijo Arum a ESPNDeportes, en julio de 2013. “Solo espero que tenga combates más atractivos para los fanáticos”.

El veneno que destinaban las palabras de Arum tenía como telón de fondo, el inobjetable triunfo de Rigondeaux tres meses antes frente al filipino Nonito Donaire, en el Radio City Music Hall, de Nueva York.

Con el exquisito estilo de Rigondeaux, que se caracteriza por la buena defensa, pegar y evitar los impactos del rival, el astro cubano derrotó a Donaire, quien sumaba 30 peleas y 12 años sin conocer la derrota, y era uno de los niños mimados de Top Rank.

Tras varias décadas analizando combates, reconozco que simpatizo con el “boxeo arte”, por encima del “boxeo sangriento”, ese que pone en alto el concepto de la defensa, la esquiva efectiva y los desplazamientos basados en la rapidez de piernas.

Mohammed Alí lo expresó con exactitud: “Picar como abeja y volar como mariposa”.

Ciertamente, Rigondeaux tiene todavía en su ADN boxístico la influencia de la etapa amateur, en la que los triunfos llegan por marcar más golpes que el oponente con poco riesgo de la anatomía.

Esa filosofía de la escuela cubana en el campo aficionado, le ha creado obstáculos a Rigondeaux en las filas rentadas a pesar de sus triunfos y de su mágico estilo que es casi inexpugnable para los adversarios.

Una prueba de que Rigondeaux todavía no ha evolucionado en busca de complacer al respetable, la dio ante el ghanés Joseph Agbeko el 7 de diciembre pasado, en Atlantic City, Nueva Jersey.

Rigondeaux recibió votación de 120-108, como prueba de que los tres oficiales lo vieron ganar cada uno de los 12 asaltos, en la cuarta defensa del cinturón AMB (ahora la entidad lo reconoció como “supercampeón) y la primera de la OMB.

Pero Rigondeaux no intentó finalizar el duelo por la vía de los puños, cuando era dueño absoluto del cuadrilátero, su adversario rehuia el combate y le había propinado suficiente castigo como para buscar el triunfo por la vía del cloroformo.

Guzmán, de 24 años tiene una impresionante carrera con 16 victorias, todas por KO, pero ahora enfrentará a un boxeador elusivo, que ofrece poco margen a los impactos, de mucha inteligencia y que se ajusta con pasmosa rapidez el plan táctico del contrario.

Dos éxitos acumula “El Rey Salomón” Guzmán este año y otros cuatro en los pasados 12 meses. Las víctimas más recientes fueron Eury Hernández (tko-3), el 22 de marzo en Santo Domingo, la capital dominicana, y ante Ramón Cedano (ko-1), el 10 de marzo, en La Romana.

Guzmán tendrá ante sí la más difícil prueba desde que inició el camino del pugilismo. E igualmente sería una gran sorpresa si sale con el brazo en alto. El favoritismo, la experiencia y el mejor boxeo están del lado del “Chacal” Rigondeaux, quien tendrá una buena oportunidad de darle una bofetada a sus detractores, aunque para ello tiene que arriesgar un poco más.

Comenta sobre este articulo