Marcos Forestal Nada de trascendente tiene la noticia de que un boxeador firma con el exitoso empresario estadounidense Al Haymon. Pero el caso del púgil cubano Marcos Forestal es diferente. Muy diferente.

En la larga y excelsa lista de contratos que posee el misterioso gerente Haymon aparece la flor y nata del pugilismo contemporáneo: Floyd Mayweather Jr., Danny Garcia y Leo Santa Cruz, los tres invictos y con títulos mundiales en sus respectivas categorías son algunos de los que reciben los consejos de Haymon.

Y los cubanos Erislandy Lara y Rancés Barthelemy también forman parte de ese grupo de Haymon, quien es considerado un mago en la concertación de pleitos relevantes.

Pero lo extraordinario de la firma del contrato del zurdo Forestal, de 21 años y nacido en la oriental provincia cubana de Guantánamo, es que lleva poco más de un mes en Estados Unidos, tras desertar de una delegación cubana el 12 de abril, cuando participaba en la Serie Mundial de Boxeo (WSB, en inglés).

“Ahora quiero probarme en el boxeo profesional”, afirmó Forestal, quien actualmente reside en Portland, Oregon y acumulaba tres victorias en la Serie Mundial. “Quiero demostrarme a mí mismo y al mundo que puedo brillar al más alto nivel de este deporte”.

De acuerdo con las palabras de Forestal, no se encontraba contento con la situación personal que tenía en la isla, donde fue suspendido seis meses por indisciplina, al solicitar visitar a una novia que vive en Bulgaria.

“Aquello fue un golpe muy duro que me hizo mucho daño”, expresó Forestal. “Pero nunca dejé de entrenar y me mantuve en activo como pude. Cuando me permitieron volver, gané el título nacional de los 56 kilos.”

Una sanción temporal a Robeisy Ramírez, campeón olímpico en Londres-2012, le abrió nuevamente las puertas a Forestal al equipo que en los próximos días disputará la final de la Serie Mundial.

“Todo eso quedó atrás”, explicó Forestal. “En el presente estoy enfocado en lo que quiero y no me detendré hasta ser campeón del mundo. Estoy aprendiendo muchas cosas nuevas en este país y confío en tener la concentración y claridad para no apartarme de mi objetivo”.

Las cualidades de Forestal y el contrato con Haymon lo pueden llevar a conseguir sus sueños, aunque el camino del profesionalismo tiene muchos vericuetos ocultos que exige mucha perseverancia y fortaleza de espíritu, además del factor suerte.

Comenta sobre este articulo