Yoan-Pablo-Hernandez

Después de varios problemas de salud, el vía crucis del cubano Yoan Pablo Hernández, campeón mundial crucero de la Federación Internacional (FIB), parece estar llegando a su fin.

Si no ocurre una nueva recaída, “Iron Man” Hernández (28-1-0, 14 KOs) expondrá su corona ante el veterano alemán Firat Arslan (34-7-2, 21 KOs), el 16 de agosto, en Erfurt, Alemania.

“Tuve un virus estomacal que regresaba repetidamente y me impidió subir al cuadrilátero”, dijo Hernández, de 29 años y oriundo de la occidental provincia de Pinar del Río. “Estoy feliz por boxear de nuevo y me encuentro en magnífica forma para retener la corona”.

El zurdo Hernández tenía pactado enfrentar al polaco Pawel Kolodziej, el 8 de marzo pasado en la sala Max Schmeling, en Berlín, Alemania, donde haría la cuarta defensa del título.

Pero a mediados de febrero la cita tuvo que posponerse para el 29 de marzo, debido a que Hernández sufría de una infección viral. Y a escasos días del enfrentamiento, nuevamente el púgil caribeño afrontó problemas estomacales, que en esa ocasión se reportaron como gastroenteritis, por lo que fue cancelado el pleito ante Kolodziej.

El combate versus el invicto Kolodziej (33-0, 18 KOs), sería el trigésimo de Hernández en Alemania, país que lo adoptó hace nueve años cuando decidió abandonar Cuba.

La mala racha del cubano tuvo otro episodio el pasado año cuando sufrió fractura en la mano izquierda durante una sesión de sparring y no pudo enfrentar al estadounidense Eric “Danger” Fields, en reyerta pactada en febrero.

El trauma en su mano principal de golpeo venía desde que se impuso por unanimidad al estadounidense Steve Cunningham, en pelea revancha el 4 de febrero de 2012, en Frankfurt, Alemania. Dos caídas propinó el cubano a su oponente, a quien le había arrebatado el título en noviembre de 2011.

En esa oportunidad, Hernández recibió votación dividida de los jueces a la altura del sexto episodio, cuando fue preciso suspender la pelea por un cabezazo accidental del norteño, que provocó una herida peligrosa.

Pero transcurridos siete meses desde el triunfo ante Cunningham, a Hernández se le agravó la lesión en la mano durante el combate que venció al canadiense Troy Ross en 12 asaltos.

Entonces Hernández no pudo dilatar más la intervención quirúrgica y el obligado proceso de rehabilitación que se extendió por 10 largos meses hasta que regresó con una inobjetable victoria por nocaut técnico en el décimo asalto ante el ruso Alexander Alekseev, el 23 de noviembre de 2013, en Bamberg, Alemania.

En esa ocasión Hernández demostró que se encontraba totalmente recuperado totalmente de la lesión al enviar a la lona en el segundo y quinto capítulos a Alekseev, quien quedó sobre la lona en el décimo episodios.

Comenta sobre este articulo