MayweatherMaidana k02072014 3ba04Sorprendió a medias la noticia de que el estadounidense Floyd Mayweather Jr. otorgará la revancha al argentino Marcos Maidana, el 13 de septiembre, casi seguro en la ya emblemática instalación del hotel y casino MGM Grand de Las Vegas, porque el mejor púgil del mundo expresó unos días antes los deseos de combatir en el estadio Wembley, de Londres, la capital británica.

Pero nada puede sorprender cuando se trata de “Money” Mayweather, un artífice dentro y fuera del ring, que manipula a su antojo los medios de prensa y todo el aparataje circundante al pugilismo.

“El 13 de septiembre estaré de vuelta en el negocio, con Marcos Maidana, parte II, dijo Mayweather al diario “Daily Mail”, lo que generó infinidad de comentarios en diarios y televisoras, además de las redes sociales en Internet.

Buscando crear una aureola de interés, como siempre hace, Mayweather Jr. pone ahora en la balanza pública al “Chino” Maidana, tal como hizo antes cuando divulgó una encuesta para definir quien sería su adversario entre el propio Maidana y el inglés Amir Khan.

Y es que “Money” Mayweather es, simultáneamente, una máquina inteligente sobre el cuadrilátero y otra también casi perfecta fuera del encordado para generar dinero. La prueba: es el deportista con mayores ingresos en los últimos años, con ingresos cercanos a los 100 millones de dólares solo por sus victorias ante el estadounidense Robert “El Fantasma” Guerrero y el mexicano Saúl
“Canelo” Álvarez. En la primera obtuvo $ 32 millones y en la segunda $ 41,5 millones, ambas bolsas incrementadas por el denominado “pago-por-evento” (PPV) e ingreso de taquillas.

Por enfrentar a Maidana, el astro de Estados Unidos se embolsó un cheque de $32 millones de la Comisión Atlética del estado de Nevada y junto a ello otra cifra millonaria no revelada por el concepto de pago-por-evento, que no llegó al millón de compras -alrededor de 850,000 según varias fuentes- y muy lejos de los 2,2 millones, que propició el pleito ante “Canelo” Álvarez, en septiembre de 2013.

Esa primera pelea contra Maidana es la tercera de las seis que pactó Mayweather, por los próximos 30 meses y valor de 200 millones de dólares, con la cadena de televisión Showtime.

Durante su carrera, Mayweather Jr. ha generado una enorme audiencia de PPV al margen de su oponente. En total supera los 13 millones de hogares y más de $ 800 millones en ingresos por observar sus peleas. Se estima que ha ganado más de 400 millones de dólares y de acuerdo con la prestigiosa revista “Forbes” fue el deportista de mayores ingresos en 2012 y 2013.

Aunque Mayweather Jr. ya adelantó que enfrentaría a Maidana, su manejador, Sebastian Contursi, le expresó a “ESPNDeportes.com” que todavía no existe un acuerdo definitivo y que las negociaciones están en curso.

“Aún estamos en conversaciones. Nada confirmado de nuestro lado”, dijo Contursi. “Con suerte, vamos a tomar una decisión en los próximos 4-5 días”.

Por su parte, Maidana ratificó en su cuenta personal de Twitter, que existía el diálogo entre ambas partes: “Revancha en conversaciones. Mis respetos a Floyd Mayweather, hombre de palabra, sin embargo, sólo los puños hablan en el ring”.

Al margen de lo puramente económico, Mayweather jr. estará pensando muy seriamente si le convendría otro duelo ante Maidana, quien le ofreció gran resistencia y perdió por decisión mayoritaria de 117-111 y 116-112, en tanto otro juez dio empate.

Y Mayweather Jr sueña con llegar al retiro exhibiendo un récord inmaculado sin la sombra del revés, por lo que escoge con precisión a sus adversarios e incluso a cada uno de ellos les impone condiciones para evitar ese fracaso tal como ocurrió con Maidana.

Mayweather objetó los guantes de Maidana, reconocido por la fortaleza de sus puños, y para que se cumpliera su deseo el norteño le pagó al argentino 1,5 millones de dólares, adicionales al contrato que le extendió la Comisión Atlética de Nevada.

¿Será “El Chino” Maidana el próximo rival de Mayweather Jr.? Hay que esperar por los análisis económicos y de riesgo que efectuará el nacido en Estados Unidos para ver si decide enfrentarlo. De lo contrario surgirá otro nombre, gústele o no a todo el entramado del boxeo.

Comenta sobre este articulo