SamSoliman k28072014 8c9a8Literalmente, el australiano Sam Soliman quiere jugar a la ruleta rusa con Gennady Golovkin. Es lo que se desprende de las palabras de Soliman, monarca mundial mediano de la Federación Internacional (FIB), al retar al kazajo “GGG”, doble titular de la Organización y la Asociación Mundial (OIB y AMB).

Pero a diferencia del macabro juego, potencialmente letal para dos competidores, “King” Soliman (44-11-0, 18 KOs) luce incapaz de sobrevivir a la pegada del astro kazajo, una maquína demoledora que ha anestesiado a sus últimos 17 rivales.

Y después del impactante nocaut que el invicto Golovkin (30-0-, 27 KOs) propinó al australiano Daniel “Real Deal” Geale en el tercer asalto, el 26 de julio en el Madison Square Garden, de Nueva York, lo dicho por Soliman parece a simple vista una provocación o un desafío descabellado en busca de repercusión mediática.

“Todavía estoy confiado que puedo derrotar a Golovkin”, dijo Soliman con infundados aires de guapo de barrio. “En el boxeo todo se resume a la lucha de estilos y sé que el mío podría causarle problemas a él”.

Soliman, de 40 años, precisó que podría enfrentar a Golovkin en marzo o abril del próximo año porque tiene un pleito, aún si rival definido, en lo que resta de 2014.

“Sé que Golovkin tendrá muchas dificultades frente a mí y espero que sus representantes tomen en serio este reto”, añadió Soliman, quien ganó la corona por unanimidad frente al alemán Félix “El Peleador” Sturn, el 31 de mayo pasado, en Krefeld, Alemania, donde su rival hacía la primera defensa del cetro mediano de la FIB.

Soliman señaló que “Daniel Geale no estaba mentalmente preparado para este combate. No boxeó al más alto nivel ni mostró la confianza que lo caracteriza como exhibió en el triunfo ante Sturn (por fallo dividido en septiembre de 2012)”.

Pero las declaraciones de Bill Treacy, entrenador de Geale, contrastan con las de Soliman.

“La actitud de Golovkin, su fortaleza física, potencia de los golpes y enfoque demuestran que es el mejor peso mediano del mundo”, dijo Treacy tras el revés de su pupilo. “Solo el supermediano estadounidense Andre Ward podría tener las habilidades para derrotar a Golovkin”.

También Gary Shaw, promotor de Geale, reconoció la extraordinaria calidad de Golovkin.

“Al final de la pelea me acerqué a Golovkin y le dije que en todos mis años en el boxeo no he visto en las 160 libras un boxeador como él”, expresó Shaw. “Tiene todas las herramientas y los movimientos y estoy seguro no hay nadie a su altura en 154 y en 160. Tampoco en 168 existen púgiles que le resistan 12 asaltos, excepto Andre Ward”.

Hasta el propio Geale se rindió ante las virtudes del llamado “Asesino con Cara de Niño”: “Es uno de los mejores en el boxeo y ciertamente el que posee la mayor pegada. Hice mi mayor esfuerzo pero resultó insuficiente ante un hombre muy fuerte que fue mejor esa noche”.

La vida demuestra que el reto de Soliman es un simple acto publicitario, quizás con propósitos económicos. Ante el monstruo de las 160 libras sus opciones son mínimas. Más aún el año próximo cuando tendrá 41 años sobre su anatomía.

Retar a Golovkin es fácil. Subirse a un ring para enfrentarlo es harina de otro costal.

Comenta sobre este articulo