Garcia vs Salka

En un resultado que confirmó los pronósticos, el doble campeón mundial superligero Danny García noqueó en el segundo asalto al también estadounidense Rod Salka, en la pelea estelar del 9 de agosto en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York.

Un barraje ofensivo de “Swift” García en la segunda fracción fulminó al “Relámpago” Salka, quien cayó de espaldas a la lona, lo que obligó al árbitro Steve Willis a decretar el fuera de combate en instantes que una toalla volaba desde la esquina del derrotado.

Aunque hubo varios intercambios, el primer asalto fue a la cuenta de García, muy eficaz al desplazar sus puños y con dominio total sobre el encordado. Su rival Salka (19-4-0, 3 KOs) intentó entrar y salir efectuando desplazamientos laterales, pero resultaba obvio que el “Swift” lo superaba en técnica, poder y fortaleza física.

Al comenzar el segundo round, García (29-0-0, 17 KOs) fue sobre su presa. Le cortó los espacios y pegó buenos golpes. Transcurrido el primer minuto llegó el impacto que posteriormente definió el pleito: un recto de derecha al rostro de Salka, que le dobló las piernas y lo hizo retroceder.

Entonces García se lanzó para rematar. Y con varios golpes al cuerpo y la cabeza, hizo caer de bruces a Salka, lo cual requirió el conteo inicial de Willis. Acto seguido y como un rayo, el monarca mundial buscó concluir el pleito, pero “El Relámpago” lejos de rehuir la refriega intercambió con su oponente.

Otra andanada de impactos llevaron a Salka a colocar su rodilla derecha sobre el tapiz y el tercer hombre del ring le aportó otra protección temporal. Al concluir, Willis observó al caído, le preguntó si deseaba continuar y le ofreció otra oportunidad, que a todas luces solo conduciría al nocaut dada la superioridad del titular del orbe.

Conocedor de que sería cuestión de tiempo,”Swift” volvió a la carga. Y pegó nuevamente y con mucha potencia al cuerpo y el rostro de su rival, que se mantuvo en la refriega como un guerrero con una herida mortal, pero sin miedo ante lo inevitable.

Ya cerca del final, Salka se golpeó el pecho con ambos guantes en par de ocasiones, pidiéndole “candela” a García. Y este se la ofreció con el descomunal izquierdazo que lo anestesió cuando faltaban 29 segundos para el cierre del segundo asalto.

“Vine simplemente a hacer lo que tenía que hacer”, dijo García minutos después del desenlace. “Nunca pensé que iba a ser una pelea fácil y la tomé como cualquier otro combate”.

Pero García había recibido múltiples críticas por elegir a Salka para este combate, que no ponía en juego su doble corona, ya que se efectuó en el peso pactado (catchweight) de 142 libras, dos por encima del máximo permitido para la división.

“No escojo a mis oponentes”, había expresado García para refutar los comentarios adversos. “Lo hace Al Haymon mi manager. “Y nunca voy contra él. Haymon escogió la pelea contra (Amir) Khan, también versus (Lucas) Matthyse y ante (Zab) Judah y ante (Mauricio) Herrera”.

En su anterior victoria, García se había impuesto por fallo mayoritario el estadounidense Mauricio “El Maestro” Herrera, el 15 de marzo, en el Coliseo Rubén Rodríguez, de Bayamón, Puerto Rico.

Pero a diferencia de sus triunfos previos, en esa ocasión García quedó a deber ante los fanáticos boricuas, ya que incluso muchos de los que observaron el pleito consideran que Herrera mereció la victoria.

De ahí que surgieron innumerables suspicacias por la elección de Salka, un rival que ni siquiera aparecía entre los 40 primeros clasificados en la categoría de las 140 libras, correspondiente al CMB.

Comenta sobre este articulo