FelixVerdejo k13082014 ffbb7San Juan.-El invicto y prometedor púgil boricua Félix Verdejo tendrá su debut a ocho asalto frente al experimentado chileno Oscar Bravo, el 16 de mayo, en el coliseo Héctor Solá Bezares, ubicado en la central ciudad puertorriqueña de Caguas.

Reconocido como una de las figuras con mayor futuro en el deporte de los puños, “El Diamante” Verdejo (12-0-0, 9 KOs) afirmó que tiene poca información sobre el sudamericano Bravo, quien nació en Santiago de Chile, pero reside en Las Vegas.
“Hablé con un amigo chileno que me escribió y envió videos de él (Bravo)”, dijo Verdejo a ESPNDeportes. “Se enteró que Bravo iba a pelear conmigo y me dijo que yo podía dominarlo, pero honestamente no he podido ver los videos”.

En su quinta presentación en territorio de la Isla del Encanto, para Verdejo será una prueba de fuego ante un adversario con mayor experiencia en lides a ocho, diez y hasta en 12 asaltos en tres ocasiones.

“Ya estoy en peso, he trabajado mucho fondo y también los entrenamientos han sido muy intensos, añadió Verdejo, de 22 años, que efectuará su cuarto pleito del año. “Ahora es cuestión de mantener el peso y la forma y esperar el día del combate. Me siento muy bien y gracias a Dios estamos bien de salud. Estamos bien preparados”.

Verdejo derrotó por nocaut técnico en el primer asalto al mexicano Iván Zavala, el 19 de abril, en Orlando, Florida. Antes liquidó también antes del límite al estadounidense Juan Santiago (KO-3) y al mexicano Lauro Alcántara (KO-1), a este el 22 de marzo, en el Madison Square Garden, de Nueva York.
“La Máquina” Bravo viene de un par de reveses ante el estadounidense Mason Menard en julio, y versus el zurdo Diego Magdaleno, en mayo.

A pesar de esas derrotas, Bravo expresó gran optimismo de cara a su compromiso con el boricua Verdejo.
“Estoy contento de combatir contra un rival de un nivel muy bueno”, dijo Bravo después de una sesión de entrenamiento. “Siento orgullo de que me den el valor para combatir y ser la prueba de fuego para Verdejo”.
Bravo (21-5-0, 9 KO) explicó que su objetivo es atacar para no ofrecerle chance a Verdejo de dominar la pelea.
“Me considero fuerte, aguanto y vamos a dar guerra hasta lo último”, insistió Bravo. “No pretendo rendirme ni caer. Quiero llegar al final y si es posible meter una mano que pueda provocar un nocaut”.

Comenta sobre este articulo