rubiogolovkin k16082014 d8196El próximo 18 de octubre el actual monarca interino medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) el mexicano Marco Antonio “Veneno” Rubio, desafiará al “súper” monarca mundial mediano de la Asociación mundial de Boxeo (AMB) Gennady “GGG” Golovkin, quien buscará ante el mexicano aumentar a dieciocho su impresionante racha de nocauts.

La pelea se realizará en una plaza de los Estados Unidos que aún está por definirse y será transmitida por HBO. Red de televisión que tiene los derechos exclusivos de los combates de Gennady Golovkin.

La estela de destrucción que Golovkin viene dejando a su paso, ha reducido de manera dramática su nicho de mercado, ya que algunos púgiles de su nivel, como Miguel Cotto, Julio Cesar Chávez Jr., Martin Murray y Sam Soliman, prefieren negociar enfrentamientos ante otros adversarios; mientras que campeones como Peter Quillin y Daniel Jacobs, son asesorados por Al Haymon, un mánager de boxeo que mantiene a la mayoría de su establo peleando por Showtime, empresa televisiva que compite cara a cara con HBO.

Marco Antonio Rubio consiguió el pasado 5 de abril la faja interina del CMB, noqueando en diez rounds al italiano Domenico Spada. Quedando así como contendiente obligatorio del campeón mundial absoluto el puertorriqueño Miguel Ángel Cotto, quien por el momento está interesado en rivales de mayor jerarquía.

Rubio cuenta con 34 años de edad y a lo largo de su carrera, cada vez que buscó una oportunidad importante, tuvo que esperar meses e incluso años para que se concretara.

Desaprovechar este combate con Gennady Golovkin, por considerarlo como riesgoso para su estatus de “cuasi campeón” (campeón interino) y retador obligatorio de Cotto, sería una tontería, porque por su edad y por el nivel que mostró en sus anteriores compromisos, quizás el choque del 18 de octubre signifique su última gran chance.

Ganar ese “cuasi campeonato” le sirvió para conseguir un emparejamiento como el que sostendrá con Golovkin, porque fuera de ahí seguiría esperando sentado a que Miguel Cotto se dignara a hacer efectiva la “pelea obligatoria”, o bien, que la empresa que lo promueve, Promociones del Pueblo, lograra que alguna alcaldía o entidad federativa patrocinara con un salario digno de un “cuasi campeón”, su siguiente pleito en México.

De esa forma no solo ganará una buena bolsa, al ser protagonista de un programa boxístico televisado por HBO, sino que también tendrá la posibilidad de derrotar al peleador más espectacular de la actualidad.

Sus oportunidades de victoria son remotas, pero también tiene las dos manos pesadas y sus catorce años de experiencia en el profesionalismo, harán que el “GGG” asuma este compromiso con cautela.

No me queda la menor duda de que a Gennady Golovkin se le criticará por tomar este cotejo. Sin embargo, lo que se ignora o se omite a la hora de juzgarlo, es que su ascendente trayecto en este deporte no puede detenerse solo porque los pugilistas con los que el público quiere verlo colisionar, lo siguen evadiendo.

Comenta sobre este articulo