Anthony Dirrell-Sakio Bika Carson.-El estadounidense Anthony Dirrell, un sobreviviente de cáncer, arrebató la corona supermediana al camerunés Sakio Bika, en revancha para el olvido el 16 de agosto, en el StubHub Center, de Carson, California.

“El Perro” Dirrell (27-0-1, 22 KOs) recibió votación unánime ante “El Escorpión” Bika (32-6-3, 21 KOs), quien distante de una técnica depurada, no ofreció ni siquiera destellos del por qué alcanzó la corona universal de las 168 libras, correspondiente al Consejo Mundial (CMB).

Ambos salieron con empate en el pleito anterior, disputado el 7 de diciembre del pasado año, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde Bika hacía la primera defensa de la corona, que obtuvo ante el mexicano Marco Antonio Peribán, el 22 de junio, también en la instalación de la Ciudad de los Rascacielos.

En esta ocasión y desde el comienzo Dirrell y Bika se enfrascaron en repetidos agarres, empujones, golpes bajos y en la nuca, que obligaron al árbitro Jack Reiss a intervenir constantemente para separarlos y llamarle la atención por sus acciones ilegales.

La votación fue como sigue: Burt A. Clemens (116-111), Dave Moretti (117-110) y Steve Morrow (114-113), esta última la menos ajustada a lo acontecido sobre el cuadrilátero, porque incluso a Bika le descontaron un punto en el octavo round por pegar debajo del límite permitido.

El nacido en Duala, Camerún, y actualmente residente en Sydney, Australia, quedó a deber ante el público de California y los miles de televidentes que observaron el combate a través de la cadena Showtime.

Bika, de 35 años, lanzó golpes abiertos, sin precisión, no tuvo una defensa efectiva y en ocasiones envió a la lona a su oponente con empujones que demeritaron su desempeño.

No fue tampoco un triunfo brillante de Dirrell, pero sí merecido. Impactó más y con mayor limpieza en esa guerra de bajo nivel boxístico, de ahí que los tres oficiales decidieran otorgarle la victoria.

Al conocerse el veredicto, Dirrell se abrazó a su padre y a su abuelo y con gran emoción señaló que “este viaje ha sido increíble. Daniel Jacobs, gracias”.
Dirrell se refería al “Chico Dorado” Jacobs, otro superviviente de cáncer, quien se convirtió en monarca mundial mediano de la Asociación Mundial (AMB), al propinar nocaut técnico en el quinto round al australiano Jarrod “Left Jab” Fletcher, el 9 de agosto en Brooklyn, Nueva York.

Sobreviviente del cáncer, Dirrell tuvo que interrumpir su carrera profesional tras victoria por nocaut en el primer asalto sobre su coterráneo James Hopkins, el 22 de diciembre de 2006, en Michigan.

Unas semanas después le detectaron el llamado Linfoma No Hodgkin (LNH), un tipo de cáncer que afecta el sistema inmunológico y se caracteriza por el crecimiento de los ganglios linfáticos, fiebre y pérdida de peso.

Tratado con quimioterapia durante varios meses, Dirrell fue declarado libre de la enfermedad y regresó al cuadrilátero con victoria por unanimidad en cuatro asaltos ante el canadiense Andy Mavros, el 11 de octubre de 2008, en Las Vegas.

Comenta sobre este articulo