DeontayWilder k21082014 37c93Risueño, siempre risueño, Deontay Wilder es, además un conversador incontenible, que muestra un narcicismo exagerado y se pavonea de ser un hombre que tiene mucho atractivo sexual. Aunque esa es una arista de su vida personal, no conviene equivocarse cuando se analiza al Wilder boxeador.
El llamado “Bombardero de Bronce”, de 28 años, suma 32 victorias, todas por la vía del cloroformo, la más reciente ante el bulto Jason “La Sensación” Gavern, quien llegó hasta el cuarto round, debido al “perdón” que le otorgó Wilder en los tres asaltos previos, el 16 de agosto en el StubHub Center, de Carson, California.
Reconocido como la gran esperanza estadounidense para conseguir el reinado en la categoría de los mastodontes, Wilder señaló que Gavern no estaba a su nivel, pero peleó con cuidado porque siempre es un riesgo enfrentar a un rival con más de 200 libras, que con un golpe puede acabar con las aspiraciones futuras.
El triunfo ante Gavern le despejó el camino a Wilder para vérselas con el hatiano-canadiense Bermane “B-Ware” Stiverne, monarca del Consejo Mundial (CMB), quien está obligado a enfrentarlo por disposición de ese ente rector.
Pero aunque el pleito debe efectuarse en algún momento de los próximos 3-4 meses, antes es preciso que Stiverne se recupere de una lesión en su mano izquierda que impide programar el combate de inmediato.
Con 28 años y 6,7 pies de estatura, Wilder posee suficientes atributos físicos y demoledora pegada para aspirar a los titulos de los pesos pesados que ostentan tanto Stiverne como el ucraniano Wladimir Klitschko.
Al analizar el posible enfrentamiento versus Stiverne, señaló con su acostumbrada charlatanería: “Tengo muchas ventajas. Soy más alto, mis brazos son más largos, soy más rápido, más fuerte y más sexi”.

Nacido en Tuscalosa, Alabama, donde aún reside, Wilder conquistó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín, China. Allí venció en dos combates, pero cayó por puntos en semifinales (7-1) ante el italiano Clemente Ruso, doble campeón mundial amateur en 2007 y en 2013.
Después de vencer a Gavern, Wilder precisó que aunque desea ser titular del orbe, su mayor aspiración es enfrentar a Klitschko, de 38 años y con los cinturones de la Asociación Mundial (AMB), la Organización Mundial (OMB), la Federación Internacional (FIB) y la Organización Internacional (OIB).
“Deseo esa pelea (contra Klitschko), dijo Wilder en charla televisiva, a la que asistió tras cambiar de vestimenta y usando espejuelos oscuros en el StubHub Center. “Ese será un sueño hecho realidad para mí”.
Reconoció que los hermanos Klitschko (también el retirado Vitaly) han estado en la cima de la división por largo tiempo. En el caso de Wladimir suma 20 triunfos en línea desde que hace una década perdió por nocaut técnico en el quinto asalto, ante el estadounidense Lamon Brewster, el 10 de abril de 2004.
Tres años más tarde, Klitschko lavó la afrenta al tomar desquite de Brewster por la vía del sueño en el sexto asalto, en revancha efectuada el 7 de julio, en Colonia, Alemania, donde disputaron las fajas de la FIB y de la OIB.
“¿A quién no le gustaría detener a estas personas?”, preguntó Wilder con evidentes ínfulas al referirse a una posible victoria frente a Wladimir o a Vitaly. “Yo podría ser el primero en noquearlos y alcanzar sus tronos”.
Y señaló que no tiene dudas de su victoria sobre Stiverne y que entonces intentará unificar las coronas con Wladimir, quien ha expresado interés en poseer el cinturón que dejó vacante su hermano.
“Él (Wladimir) tiene una misión que es convertirse en monarca del Consejo Mundial”, recalcó Wilder. “Y una vez que yo tenga el título, la pelea de unificación será perfecta para ambos. Lo que no imagina el ucraniano es que cuando llegue ese día será el fin de la era Klitschko”.

Comenta sobre este articulo