Mayweather k09092014 b72baMás que el veredicto mayoritario, que debió ser unánime, lo que más molestó a Floyd Mayweather en su victoria ante el argentino Marcos Maidana fue la gran resistencia que le ofreció el sudamericano el 3 de mayo en la sala Garden del hotel y casino MGM de Las Vegas.

Esa demostración de Maidana, sobre todo en los primeros asaltos, hirió el orgullo de Mayweather Jr. quien en su fuero interno nunca pensó que un rival de inferiores recursos técnicos y movilidad, le conectara golpes sólidos como pocos han conseguido a lo largo de su carrera.

Aunque el invicto “Money” Mayweather se impuso inobjetablemente – a pesar de la ceguera del juez Michael Pernick que dio empate a 114-, un aguerrido Maidana logró vender cara la derrota sin dar descanso al mejor libra por libra del mundo e incluso llevando la mejor parte en algunos momentos.

Al término del enfrentamiento, Mayweather Jr. afirmó que había ganado y que no tenía objeciones en ofrecerle la revancha al fuerte pegador sudamericano.

“Estoy dispuesto a volver al ring para pelear con Maidana”, dijo Mayweather al unificar los títulos welter del Consejo Mundial (CMB) en su poder y el de la Asociación Mundial (AMB) que ostentaba Maidana. “Hoy dimos un buen show y creo que podemos repetirlo”.

Altanero y embriagado por su formidable desenvolvimiento, Maidana fue más allá al expresar que había salido triunfador y que a él correspondía ofrecerle una segunda oportunidad al múltiple monarca.
“La revancha se la tengo que dar yo, porque yo gané”, dijo Maidana, quien le abrió una cortadura en la ceja derecha al norteño. “Nunca le tuve miedo y ahí estuvo la diferencia. Aunque es muy buen boxeador, yo pegué más golpes y sé que gané la pelea”.

Los días posteriores fueron de incertidumbre y de presión por parte de los aficionados para que Mayweather Jr. aceptara escalar nuevamente el cuadrilátero con “El Chino” Maidana como adversario.

Se especuló con los nombres del inglés Amir Khan, el filipino Manny Pacquiao y, por supuesto, el argentino Marcos Maidana, en una revancha que había prometido Mayweather Jr., que sería la cuarta pelea de su contrato de seis por 200 millones de dólares con la cadena televisiva Showtime.

Pero el 10 de julio, dos meses y siete días después de su triunfo previo, “Money” Mayweather encabezó nuevamente los cintillos periodísticos, así como emisoras radiales, canales televisivos y las redes sociales al anunciar que habría revancha ante Maidana.

“Los fanáticos lo exigían señalando que será algo emocionante”, dijo Mayweather Jr. al informar sobre el duelo ante el argentino. Mi equipo tuvo una reunión y después vinieron a mí con el nombre de este chico. Y como he dicho antes, soy un hombre de palabra. Así que hagámoslo de nuevo”.

Lo de “hombre de palabra” no suena muy convincente. Mayweather Jr. se burló de los fanáticos antes del primer pleito versus Maidana al realizar una encuesta en las redes sociales para elegir a su oponente. El resultado del sondeo fue de 57 por ciento de los votos para “King” Khan y el 43 para “El Chino” Maidana, quien había sido derrotado en forma polémica por el inglés en 2010.

“Money” Mayweather conoce a la perfección que ningún otro rival de los disponibles le reportará mayores ganancias que Maidana. Salvo el filipino “Pac-Man” Pacquiao, pero eso es una historia que comenzó en el lejano 2009 y todavía no se ha concretado, aunque hay buenos augurios de que ocurra en 2015.

Según predicciones, el Mayweather-Pacquiao aportaría los mayores ingresos de la historia, con cifras que podrían alcanzar los 300 millones de dólares y ventas aproximadas entre 2,5 y tres millones de hogares en el llamado pago por evento (PPV).

Comenta sobre este articulo