MayweatherMaidana k13092014-2 d5d76Las cámaras delatan la acción. El argentino Marcos René Maidana mordió el guante izquierdo del estadounidense Floyd Mayweather en la pelea estelar del cartel celebrado en la noche del sábado 13 de septiembre en el MGM Grand de Las Vegas pero, no hubo penalidad, y el sudamericano se limitó a decir que no recuerda nada, al término del combate ganado por el afronorteamericano por veredicto unánime.

“El me quiso meter el dedo en el ojo”, afimó Maidana quien, pese a ver la evidencia en un imagen de televisión, nunca reconoció su ilegal acción, al tiempo que sugería “quizás estaba inconsciente. No recuerdo nada”.

Ante una pregunta directa sobre el asunto, “El Chino” se limitó a bromear: “¿Me ven cara de perro? No tengo cara de perro”.

Mayweather mostró una laceración en sus dedos de la mano izquierda al concluir el promocionado segundo duelo con Maidana.

“Sólo puedo decir que mis dedos hablan”, subrayó el invicto boxeador estadounidense (47-0-0, 26 KO´s), quien también reconoció que para esta segunda lucha con el argentino se había sentido mejor que en el primer duelo bilateral, del cual se limitó a recordar “como todos saben, en aquella pelea en mayo, sucedió lo que sucedió. La historia se ha repetido”.

Mayweather, quien negó que existieran acuerdos primarios para una pelea con el filipino Manny Pacquiao, dejó entrever que ese esperado enfrentamiento podría materializarse, aunque a la vez puntualizó que “la última palabra al respecto la tendrá mi equipo”.

“Sé que hay un gran interés por mi pelea con Pacquiao, y me encantaría dejar satisfechos a tantos millones de fanáticos interesados, pero no depende solo de nosotros subirnos a un ring. Habría que ajustar muchos detalles”, agregó Mayweather.

En las declaraciones ofrecidas al finalizar el combate, Maidana dijo que “como siempre, yo vine a pelear, pero bueno, si a los jueces les gusta ver correlones como Floyd…”

“Para mí, le volví a ganar. Me sentí atacando todo el tiempo. Él (Floyd) fue más sucio que yo esta vez”, subrayo Maidana.

Comenta sobre este articulo