GGGRubio k14102014 54c42Tan letal como la conocida ruleta rusa será el pleito entre el doble campeón mundial kazajo Gennady Golovkin y el retador mexicano Marco Antonio Rubio, el 18 de octubre en el StubHub Center, de Carson, California.

La potencia de los puños demostrada por “GGG” Golovkin (30-0-0, 27 KOs) y “Veneno” Rubio (59-6-1, 51 KOs) a lo largo de sus respectivas carreras es una prueba de que el más mínimo descuido puede conducir al revés a cualquiera de los dos por la vía del cloroformo.

En este duelo Golovkin, de 32 años, someterá a prueba las coronas de la división mediana, correspondientes a la Asociación Mundial (AMB) y la Organización Internacional (OIB), en tanto Rubio, de 32, expondrá el Interino del Consejo Mundial (CMB), en la propia categoría de las 160 libras.

Llamado también “El Asesino con Cara de Niño”, Golovkin es uno de los boxeadores de mayor pegada en el pugilismo actual, como los demuestran sus 17 nocauts consecutivos, el más reciente ante el ex campeón mundial australiano Daniel “Real Deal” Geale, el 26 de julio en el Madison Square Garden, de Nueva York.

En ese pleito Golovkin, quien debido a sus impactantes triunfos se ha convertido en una atracción mediática, hizo la undécima defensa exitosa de la corona AMB, que conquistó el 14 de agosto de 2010, al noquear en el primer asalto al colombiano Milton “El Misil” Núñez, en Panamá.
El cinturón de la OIB lo obtuvo Golovkin en el primer round frente al estadounidense LaJuan Simon, el 9 de diciembre de 2011, en Dusseldorf, Alemania.

“Estoy muy emocionado por pelear en California”, dijo Golovkin. “Siempre me ha gustado asistir a las peleas en el StubHub y voy decidido a efectuar un combate al estilo mexicano contra Marco Antonio Rubio”.

Tan brillante ha sido la carrera de Golovkin, que ha aniquilado a 27 de sus 30 oponentes antes del límite y ninguno sobrepasó el décimo asalto. Los tres que perdieron por fallo judicial fueron en reyertas pactadas a ocho asaltos.

Solo el ugandés Kassim “El Sueño” Ouma pudo mantenerse en pie hasta el décimo asalto, cuando sucumbió víctima de la pegada de Golovkin, el 27 de junio de 2011, en Ciudad Panamá, la capital de ese país centroamericano.

En las siguientes nueve peleas hasta el presente, el “récord” de soportar castigo versus Golovkin lo posee el estadounidense Curtis “Showtime” Stevens, vencido a la altura del octavo episodio, el 2 de noviembre de 2011, en el Madison Square Garden, de Nueva York.

Pero, Rubio es un veterano con 14 años de experiencia profesional, que acumula 16 victorias, 14 antes del límite y un solo revés en sus últimas presentaciones, está convencido que posee los ingredientes para salir con el brazo en alto en StubHub Center.

Y ese único revés se lo propinó por unanimidad en un férreo combate, su compatriota Julio César Chávez Jr., el 4 de febrero de 2012, cuando disputaron la faja del Consejo Mundial (CMB), en poder del vencedor.

“Sabemos que es un compromiso muy fuerte y nosotros lo tomamos con todo el agrado del mundo”, dijo Rubio, vía telefónica desde su cuartel general en Oxnard, California, donde se entrena bajo las órdenes del experimentado Robert García.

Para Rubio será la tercera ocasión en la que libra batalla por una corona absoluta de las principales organizaciones del pugilismo rentado. Además del enfrentamiento ante Chávez Carrasco, también sucumbió por abandono frente al estadounidense Kelly Pavliv, en febrero de 2009, cuando disputaron los cinturones del CMB y la OMB.

Rubio es consciente de la batalla que se avecina y del rival con el que cruzará guantes, un hombre con alto poder de cloroformo en sus puños, que posee el mejor promedio de nocauts (90 por ciento) entre los actuales monarcas.

“Tenemos que usar muchas tácticas, no solamente una, ya sea jab o fintas, sino que tenemos que utilizar todo lo que existe en el boxeo para poderle ganar a una máquina como es él”, expresó con total convicción Rubio. “Lo principal aquí va a ser la fortaleza y la condición física”.

Si los estilos encajan, factor primordial para un buen espectáculo, la riña Golovkin-Rubio no debe llegar al final de los 12 asaltos pactados. Antes, uno de los dos acabará por la vía rápida y sin duda el favoritismo recae sobre el kazajo, en pleno ascenso, menos golpeado y con una trayectoria inmaculada.

Pero cuando existen guerreros como “Veneno” Rubio, que todo lo dan sobre el cuadrilátero, cualquier sorpresa es posible. Aún así, Golovkin debe convertirse en victimario del gladiador azteca. Cualquier otro resultado dejaría a los fanáticos con la boca abierta.

Comenta sobre este articulo