MartinMurray pic08022014 94194Aunque el kazajo Gennady Golovkin, doble campeón mundial mediano, afirmó que desea enfrentar el año próximo al ganador de un posible duelo entre el puertorriqueño Miguel Cotto, también monarca de la división, y el mexicano Saúl Álvarez, la mayoría de las variables indican que el noqueador europeo se enfrentará antes al británico Martin Murray.

Ubicado en la cima de la clasificación del Consejo Mundial (CMB), Murray (28-1-1, 12 KOs) tiene un próximo pleito frente al italiano Domenico “El Volcán” Spada, el 25 de octubre, en Monte Carlo, Principado de Mónaco, donde defenderá el título Plata que alcanzó el pasado mes de mayo.

El posible choque ante el imbatido “GGG” Golovkin (31-0-0, 28 KOs) tiene en el centro de los debates a Murray, quien sin tener aún la certeza del pleito, ya es cuestionado sobre su concreción.

“Entiendo por qué los periodistas y fanáticos me preguntan acerca de Gennady Golovkin”, dijo Murray al sitio “Fightnews.com”. “Eso sucede cuando ocupamos en el primer lugar del ranking, aunque mi verdadera ambición es tener el título mundial”.

En la más reciente de sus tres victorias, Murray derrotó por unanimidad al ucraniano Max “El Tigre” Bursak, el 21 de junio pasado, en la propia ciudad de Mónaco, que le reportó el cetro vacante de Plata.

“Sé que es muy difícil vencer a Golovkin”, añadió Murray. “Pero confío en mis habilidades y en la dedicación para ofrecer una fuerte oposición si llega el momento. Mental y físicamente estoy listo para ese reto”.

El único revés de Murray se lo propinó el argentino Sergio “Maravilla” Martínez, el 27 de abril del pasado año, cuando intentó arrebatarle al sudamericano el cinturón de las 160 libras, versión CMB.

Aunque el fallo resultó unánime para Martínez, muchos de los que observaron la trifulca consideraron que el triunfo debió recaer sobre Murray, quien fue ampliamente superior en la segunda parte de la pelea y derribó al entonces monarca en el octavo asalto.

“Sabíamos que era extremadamente difícil, casi imposible, recibir un fallo favorable al rivalizar con Martínez en Argentina”, precisó Murray. “Pero no me preocupé, porque yo deseaba ese enfrentamiento. En mi mente estoy convencido que gané y estoy todavía invicto”.

Murray señaló que mantiene el optismismo de que se resolverán todos los obstáculos para vérselas con Golovkin en febrero, pero lo inmediato es su pelea ante Spada, a quien considera un adversario no ubicado en la elite de la categoría.

“Tienes que concentrarte en lo que está delante”, aclaró Murray. “En el boxeo debes mantener tu cabeza enfocada en lo que viene a continuación, porque si no lo haces, puedes salir derrotado”.

Reconoció Murray que Golovkin es un indiscutible campeón, un peleador con gran poder en sus puños y carisma, pero si llega ese momento “daré lo mejor de mí para vencerlo”.

Y ciertamente Golovkin es un contrincante fuera de serie, como lo demuestran los 18 nocaut en forma consecutiva, el más reciente conseguido frente al mexicano Marco Antonio “Veneno” Rubio, el 18 de octubre, en el StubHub Center, de Carson, California.

Comenta sobre este articulo