KovalevHopkins k03112014 4be01Dos estilos y personalidades totalmente opuestas se enfrentarán el 8 de noviembre cuando suban al cuadrilátero el veterano estadounidense Bernard Hopkins y el ruso Sergey Kovalev, en el Boardwalk Hall, en Atlantic City, Nueva Jersey.

“El Alien” Hopkins (55-6-2, 32 KOs) someterá a prueba los títulos semipesado de la Federación Internacional (FIB) y el de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), en tanto el imbatido Kovalev (25-0-1, 23 KOs) expondrá el correspondiente a la Organización Mundial (OMB), también de las 175 libras.

Hopkins, quien cumplirá 50 años en enero próximo, es un inigualable ejemplo de longevidad deportiva y su caso se engrandece por tratarse de una disciplina como el boxeo, que exige total entrega y dedicación, además de permanentes limitaciones para llegar y mantenerse en la cima.

Su trayectoria recoge momentos de gloria desde aquel 29 de abril de 1995 cuando venció en pelea revancha al ecuatoriano Segundo Mercado y entonces se hizo del cetro vacante mediano de la FIB.

Para que comenzara la leyenda, que no ha concluido y que inexorablemente le abrirá las puertas del Salón de la Fama del pugilismo internacional, Hopkins hizo 20 defensas exitosas durante 10 años en las que doblegó a otros monarcas como Keith Holmes, el puertorriqueño Félix “Tito” Trinidad (2001) y al mexicano-estadounidense Óscar De la Hoya (2004), a estos dos últimos antes del límite.

En ese lapso, Hopkins unificó las fajas de cuatro organismos (FIB, CMB, OMB y AMB), las que perdió por fallo dividido frente a Jermain Taylor, el 3 de diciembre de 2005, en Las Vegas.

Mas reciente, el 21 de mayo de 2011, Hopkins se convirtió en el púgil de mayor edad en la historia en conquistar un cinturón mundial, al imponerse por fallo unánime al canadiense Jean Pascal, en el Bell Centre, de Montreal, Canadá, donde disputaron el cetro semipesado del CMB.

El anterior récord estaba en poder de George “El Grande” Foreman, quien se alzó con los cetros pesados de la Federación Internacional (FIB) y de la Asociación Mundial (AMB) frente a Michael Moore, el 5 de noviembre de 1994 en Las Vegas, Nevada. Ese día habían transcurridos 45 años, 9 meses y 25 días desde que Foreman llegó a este mundo.

HOPKINS EXTIENDE EL RÉCORD

Después de imponerse a Pascal en Canadá, Hopkins disputó dos peleas ante su coterráneo Chad Dawson. En la primera no hubo decisión (NC) y en la otra perdió por fallo mayoritario, el 28 de abril de 2012, en el Boardwalk Hall, de Atlantic City, Nueva Jersey.

Pero como Hopkins es un hombre de retos, regresó al ring y derrotó a su compatriota Tavoris Cloud el 9 de marzo de 2013, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde además de la faja semipesada de la FIB, inscribió nuevamente su nombre como el monarca de mayor edad en el pugilismo, con 48 años y 53 días de vida.

Siete meses más tarde, “El Alien” Hopkins retuvo la faja por unanimidad frente al alemán Karo Murat, el 26 de octubre, nuevamente en el Barclays Center, de la Gran Manzana. Entonces habían transcurridos 48 años, 9 meses y 11 días desde que Hopkins llegó a este mundo.

Para continuar con su legado, Hopkins se impuso por decisión dividida al kazajo radicado en Las Vegas Beibut Shumenov, en un complicado pleito efectuado el 19 de abril pasado, en la misma instalación que servirá de escenario al enfrentamiento versus Kovalev.

Esa noche el veterano Hopkins tenía 49 años, tres meses y cuatro días de nacido y es la marca vigente de mayor edad para un monarca del orbe.

HOPKINS VS KOVALEV

Pero su hazaña tendrá una exigente prueba ante el invicto Kovalev, 18 años más joven y con una pegada demoledora, que ha aniquilado a sus últimos 13 rivales y ninguno más allá del séptimo round.

Las expectativas entre los amantes del pugilismo crecen, al contraponerse un boxeador de gran experiencia y habilidad frente a otro cuya mayor virtud es la fortaleza.

Hopkins añade, además de su indiscutible aptitud para mantenerse en excelentes condiciones físicas, buena defensa y singular olfato para conocer y adaptarse al plan táctico de su oponente.

Kovalev, por su parte, se encuentra en un momento de gran rendimiento gracias a su descomunal pegada, de la que debe cuidarse el súper veterano para no caer por la vía del cloroformo.

En esa lucha de estilos opuestos, se impondrá el que logre cumplir el plan táctico que emana de sus características personales. Hopkins buscará envolver a Kovalev en los agarres y éste último hará lo imposible por impactar con sus fuertes puños en la anatomía de su adversario.

¿Hacia dónde se inclinará la balanza? Considero que el triunfo sonreirá a Kovalev antes del lí3mite, aunque para conquistar la victoria tendrá que evitar las múltiples mañas de Hopkins, un experto en anular a jóvenes e impetuosos rivales.

Comenta sobre este articulo