ChrisAlgieri knv04112014 6e3e4El invicto y poco conocido estadounidense Chris Algieri es un boxeador diferente. No en su estilo. Tampoco por su pegada, por el entrenamiento que realiza o por sus excepcionales virtudes.

Lo que distingue a Algieri de la casi totalidad de sus colegas es la vinculación académica, pues tiene un profundo conocimiento de las Ciencias Naturales después de completar la licenciatura en Ciencias de la Salud, en la Universidad Stony Brook, de Nueva York.

Como complemento de sus estudios superiores, Algieri, de 30 años, obtuvo, un título en nutrición clínica en el Instituto Tecnológico de Nueva York (NYIT).

Pero todo ese caudal intelectual quizás resulte insuficiente el 22 de noviembre, cuando el invicto Algieri (20-0-0, 8 KOs) enfrente al filipino Manny “PacMan” Pacquiao, en la Cotai Arena, del Venetian Casino y Resort de Macao, China.

No obstante, esa mañana en el gigante asiático –noche en el continente americano debido a la diferencia horario-, Algieri intentará arrebatar a Pacquiao (56-5-2, 38 KOs) la corona welter de la Organización Mundial (OMB), que el tagalo logró en pelea revancha ante el estadounidense Timothy Bradley en abril pasado, en Las Vegas.

“Esta victoria, porque estoy convencido que saldré con el brazo en alto, me impulsará hacia la cima de las clasificaciones libra por libra y a ser considerado uno de los mejores boxeadores del mundo”, dijo Algieri al sitio “BoxingScene.com” con total optimismo y convencimiento.

Algieri conquistó el cinturón súper ligero de la OMB al vencer por fallo divido al ruso Ruslan Provodnikov, el 14 de junio, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el local fue a la lona par de veces en el asalto inicial.
La superioridad de Algieri a partir de ahí resultó significativa en el criterio de dos oficiales que le otorgaron el fallo, en tanto el otro se inclinó ampliamente por Provodnikov. Para el estadounidense era su primera pelea oficial a 12 asaltos.
“He pasado mucho tiempo buscando que mis peleas se transmitan por televisión y de ahí que haya permanecido en las sombras y fuera de la vista del público”, añadió Algieri, quien a los 18 años fue campeón de kickboxing, el deporte de contacto de origen japonés que mezcla los golpes con los pies y las manos.

El norteño insistió en que frente a Pacquiao demostrará que pertenece a la élite del pugilismo actual, porque “me ha tomado mucho tiempo llegar a este punto y no pienso abandonarlo ahora que lo logré.

Algieri no le concedió excesiva importancia a la experiencia de su adversario, a sus vertiginosos desplazamientos y a que es un peleador de guardia izquierda.

“Es el séptimo zurdo contra el que peleo”, afirmó Algieri. “Así que no hay nada nuevo. Tampoco me preocupa su rapidez, porque he hecho sesiones de guanteo en el gimnasio con boxeadores muy rápidos y la cosa es que yo tampoco soy un tipo lento. Estoy seguro que seré capaz de detenerlo y de hacerle daño”.

Aunque las apuestas favorecen ampliamente a Pacquiao, el astro asiático es consciente de las virtudes de su oponente y se refiere a él con absoluto respeto, como ha hecho a lo largo de su carrera con cada uno de sus contrincantes.

“Yo no estoy tomando a la ligera a Algieri”, expresó el “Pac-Man” a “BoxingScene.com”. “Él es más alto que yo y se mueve con habilidad alrededor del cuadrilátero. Es por eso que empecé mi preparación desde mucho tiempo atrás”.

También se explayó en elogios sobre Algieri el controversial empresario Bob Arum, principal directivo de la promotora Top Rank.

“Durante mi tiempo en el boxeo, nunca había tenido a alguien como Chris Algieri, dijo Arum al diario “New York Daily News”. “Este chico tiene tal fortaleza mental que será un verdadero rompecabezas para Manny”.

Y acto seguido lanzó una arriesgada premonición: “Creo que el cielo es el límite para él. Si gana, podremos afirmar que estamos en presencia de otro Óscar De la Hoya”.

Comenta sobre este articulo