RaySugarBeltran k25112014 18336Tan convincente y espectacular resultó el anterior triunfo del estadounidense Terence Crawford, que casi de inmediato Omaha, su ciudad natal, se ofreció para ser la sede de otro pleito del monarca ligero de la Organización Mundial (OMB).

Y solo cinco meses después de aniquilar en nueve asaltos al cubano Yuriorkis Gamboa, el imbatido “Cazador” Crawford se presentará nuevamente en el CenturyLink Center, de la ciudad más grande del estado de Nebraska, donde miles de pobladores vibraron al compás de sus puños.

Crawford (24-0-0, 17 KOs) enfrentará al mexicano Raymundo “Sugar” Beltrán, el sábado 29 de noviembre, cuando expondrá por segunda ocasión el cinturón que obtuvo por unanimidad ante el británico Ricky “Rickster” Burns, en marzo de este año, en Glasgow, Escocia.

Para los fanáticos de Omaha, ubicada en el extremo oriental de Nebraska, será otra fiesta la realización del cartel, ya que además de presenciar la pelea de su único monarca del orbe, será la segunda por un título universal después 42 años.

La anterior ocurrió en 1972 cuando Joe “Smokin” Frazier, monarca de los pesos pesados retuvos los cetros de la OMB y la AMB, al derrotar por nocaut en cinco asaltos al retador Ron “Butcher” Stander, oriundo de la ciudad.

Espigado y con un boxeo elegante, Crawford y sus entrenadores son conscientes que tendrán un difícil pleito frente al experimentado Beltrán, de 33 años, y ubicado en la cima de la clasificación de las 135 libras, en la Organización Mundial (OMB).

“Es un veterano muy astuto”, dijo Brian “BoMac” McIntyre, entrenador de Crawford a “Fightnews.com”. “Es un adversario muy peligroso, pero teníamos que asumir el reto porque el enfrentamiento es obligatorio. Va a ser una pelea explosiva desde el primer campanazo”.

Tras el impresionante triunfo de Crawford ante Gamboa, las expectativas ahora son mucho más altas, porque “Sugar” Beltrán, quien ha sido “sparring” del filipino Manny “Pac-Man” Pacquiao, asegura que se encuentra en extraordinaria forma competitiva, después de 12 semanas preparándose para el pleito.

Ese interés propicia que los organizadores esperen alrededor de 20 mil espectadores en la sala CenturyLink e igualmente que se derribe la cifra de 1,2 millones de personas que observaron por la pequeña pantalla el duelo versus Gamboa en junio.

“Terence es un peleador que desembarca sus manos con eficiencia cuando va en retroceso, un contragolpeador nato”, añadió McIntyre. “Como aquellos grandes de la época de los 70 y los 80. Y recuerdo en ese grupo a (Marvin) Hagler, (Ray) Leonard, (Roberto) Durán y (Thomas) Hearns. Terence trae habilidades multidimensionales al cuadrilátero. Tiene infinidad de recursos para conquistar la victoria”.

Beltrán tiene una racha de cuatro victorias y un empate. En su último ascenso al encordado se impuso por unanimidad al afgano nacionalizado canadiense Arash Usmanee, en el hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde se apropió del cetro vacante de la Organización de Boxeo de Norteamérica (NABO), en la división ligera., versión OMB.

Comenta sobre este articulo