Provodnikov k28112014 7f49cMoscú.-Como una locomotora indetenible y ofreciendo un exacto respaldo a los vaticinios, el fuerte pegador ruso Ruslan Provodnikov anestesió en el quinto asalto al veterano mexicano José Luis Castillo, el sábado 28 de noviembre en la sala Luzhniki, de Moscú, Rusia.

En ese asalto, “El Tren Siberiano” Provodnikov (25-3-0, 18 KOs) descargó toda su fortaleza sobre el “Temible” Castillo (66-14-1, 57 KOs), quien besó la lona en par de ocasiones. Al verlo indefenso y sin posibilidades de revertir el resultado, el tercer hombre del cuadrilátero detuvo las acciones para evitar mayor castigo al azteca, quien cumplirá 41 años el 13 de diciembre y parece obligado a colgar los guantes definitivamente, después de una larga trayectoria sobre los encordados.

Castillo intentó en la primera parte del pleito llevar la ofensiva, e incluso pegó algunos buenos golpes, pero el poder de los impactos de Provodnikov, 10 años más joven, le restó velocidad y fue minando su resistencia hasta el desenlace en la quinta fracción.

Con potentes y precisos golpes al cuerpo y el rostro a partir del tercer round, Provodnikov hizo trastabillar en varias ocasiones a Castillo. Ya en el final del cuarto episodio era previsible que el mexicano no llegaría al final del pleito y que el fin estaba muy cerca.

Derrotado en junio por el italo-estadounidense Chris Algieri –reciente víctima del filipino Manny Pacquiao-, Provodnikov estaba obligado a un buen resultado para relanzar su carrera. Y lo logró.

En 2013, Provodnikov había conquistado el título súper ligero de la Organización Mundial (OMB) al derrotar en el décimo asalto al estadounidense Mike “Mile High” Alvarado, en Denver, Colorado. Ese cinturón lo perdió frente a Algieri.

Castillo sumaba dos victorias, la última por nocaut técnico en el quinto asalto ante su coterráneo José Luis Payán, el 30 de mayo pasado, en Nogales, Sonora. Antes cayó por unanimidad ante el estadounidense Antwone “La Verdad” Smith, el 1 de febrero del pasado año, en el UIC Pavilion, de Chicago, Illinois.

Comenta sobre este articulo