El final de cada calendario es siempre una invitación al análisis y el recuento de lo ocurrido durante esos 12 meses. El almanaque 2014, en las postrimerías de su conteo regresivo, ha regalado a los amantes del boxeo profesional de todo un poco: grandes victorias y decepciones, sorpresas y confirmaciones; nocauts, peleas trepidantes, fallos escandalosos, ausencias, evasivas y mucho más.

Ninguna enumeración de nombres y hechos quedará exenta de polémica. Ergo, sin pretender abarcarlo todo ni eludir la siempre apasionante y útil controversia (todo lo contrario, felicísimo de buscarle las cosquillas) repasemos en ZDB, para empezar, una parte de lo mejor que nos deja el año que se despide.

FloydMayweather k21122014 ef2f1

Los que continúan cimentando su nombre en la élite:

– Floyd Mayweather Jr., definitivamente, no eligió la dificil profesión de calzar un par de guantes para coleccionar amigos y hacer gala de una personalidad dulce y afable. El número uno del mundo, libra por libra, se mantiene como el principal referente del boxeo moderno, el atleta profesional con mayores ingresos anuales por tercer almanaque consecutivo, y si generar más antipatía entre la afición representará un incremento de sus Pay-Per-View, Floyd tiene muy (muy muy) claro en dónde concentrar sus apuestas.

Nos guste o no, el prodigio de Grand Rapids comenzará 2015 sentado sobre el mismo trono que le ha pertenecido todo este calendario. Dos victorias ante el Chino Maidana no alcanzan para calificar éste de el mejor año de su carrera, pero sí dan continuidad a una imbatibilidad que ya se extiende a 47 peleas.

– Wladimir Klitschko no puede seguir asumiendo la responsabilidad por los inmerecidos reclamos de muchos aficionados y entendidos en la materia del Arte de Fistiana. El menor de los hermanos ucranianos no tiene la culpa de haber convivido con una lamentable generación de pesados (+200 libras). Tal vez, 2015 le permita acallar a unos cuantos escépticos si consigue que el ganador del choque entre Bermane Stiverne y Deontay Wilders, o el siempre locuaz Tyson Fury, pase a engrosar su larga lista de víctimas que aspiraban a noquearlo.

Alex Leapai y Kubrat Pulev no tenían nada que buscar dentro de las 16 cuerdas con Wladimir, más que un golpe de suerte (con probabilidades del 0,000001% de aterrizarlo) o lo que encontraron, una soberana paliza. Más fortalecido que nunca, el imperio de Klitschko en la división máxima dirá “do svidaniya, 2014 god” (¡Adiós, 2014!) este 31 de diciembre.

– Guillermo Rigondeaux no tiene por qué ser santo de la devoción de míster Robert Arum, a fin de cuentas, no todos los bicampeones olímpicos que toman la senda del profesionalismo (Shiming, Lomachenko) de la mano del octogenario promotor estadounidense tienen que subordinarse a los caprichos de Bob.

El cubano no es el clásico fajador que busca incesante el cuerpo a cuerpo, y al público que sigue el boxeo de manera esporádica le cuesta reconocer su grandeza, que radica en el arte de golpear y convertirse en la sombra de su oponente. Quienes sí están de acuerdo en que el caribeño es un super dotado son todos los que hacen campaña en su división. En tiempos en que tanto cuesta unificar criterios en el pugilismo rentado, si existe una opinión unánime, ésa es la de todos los campeones, contendientes, pretendientes y la de cuanto ser humano que marque 122 libras en una báscula y se decida a boxear: con Rigondeaux dentro de un cuadrilátero, únicamente -en el peor de los casos- como sparring.

Desde Leo Santa Cruz hasta Carl Frampton, pasando por Scott Quigg, todos, sin excepción, han evadido y, mientras puedan, evadirán vérselas con el cubano, quien los ha retado uno por uno y ha encontrado muchos pretextos y ninguna disposición.

GGG k21122014 a0cf8

Los que llegaron al top-10 para permanecer por un buen rato:

– Gennady Golovkin cierra otro año para enmarcar, en el que su único reproche podría ser el no haber persuadido a alguno de los grandes nombres de su división y las vecinas (Cotto, Chávez Jr., Andre Ward, incluso Floyd) de arriesgar el físico y poner a prueba sus mentones.

La racha de éxitos consecutivos por la vía rápida ya anda por 18; su porcentaje de nocauts, el mejor entre los incontables campeones mundiales vigentes, sobrepasa el 90%; y no aparece en el horizonte alguien capaz de soportar la dinamita de sus puños (Martin Murray: ¡ni hablar!), que no termine corriendo la misma suerte de Osumanu Adama, Daniel Geale y Marco Antonio Rubio.

– Sergey Kovalev podría limitarse, a la hora de relatar las memorias de su carrera en el boxeo profesional, a relatar los acontecimientos de este almanaque. Drama, drama y más drama. Stevenson lo dejó vestido y sin ir al baile cuando se marchó huyendo a Showtime y ni bajo amenaza de una demanda legal, el haitiano-canadiente parecía dispuesto a retomar su compromiso con el ruso y HBO.

Una victoria irrelevante frente a Cedric Agnew hacía presagiar el inicio de un año perdido y… se hizo la luz. Bernard Hopkins le dio la oportunidad de demostrar que estaba a la altura de las expectativas de Egis Klimas (su mánager) y Kathy Duva (promotora), y el de Chelíabinsk respondió con una abrumadora decisión unánime que le sirvió para unificar tres cinturones de las 175 libras (OMB, FIB y AMB). Su estreno en 2015 ante Jean Pascal seguramente dejará todavía más asustado a Stevenson, a quien, tarde o temprano, le llegará su hora.

– Román González hizo historia en 2014 al convertirse en el segundo boxeador nicaragüense que se proclama monarca del planeta en tres divisiones, una gesta que anteriormente solo ostentaba su ídolo Alexis Argüello. Chocolatito se mantuvo invicto (41-0-0, 35 KOs) este año, con cuatro rivales aniquilados por la vía del cloroformo, incluyendo el respetado excampeón mundial (CMB) mosca, el japonés Akira Yaegashi, a quien destronó a domicilio.

– Terence Crawford no necesitaba darle una lección de boxeo a Raymundo Beltrán, el pasado 29 de noviembre, para confirmar que pertenece a la élite del deporte de los puños. Haber viajado hasta Glasgow para arrebatarle a Ricky Burns su cetro ligero (OMB) y pulverizar en nueve rounds al hasta entonces invicto Yuriorkis Gamboa eran ya suficientes credenciales para ganarse el respeto de toda la afición, no solo del creciente club de fans que lo apoya en su natal Ohama. Si bien la inclusión de Crawford entre los diez primeros del escalafón libra por libra es discutible, su lugar dentro de la elite es incuestionable.

MannyPacquiao k21122014 38d04

Los que toman un segundo aire en sus carreras:

– Manny Pacquiao escuchará las últimas campanadas del 31 de diciembre, en la cúspide de cuanto ranking libra por libra desande el planeta tierra, solo superado por Floyd Mayweather Jr.

El filipino consiguió vengarse de Timothy Bradley, en un combate que nunca hubiese sido una revancha si no fuera por la ceguera o ineptitud de Duane Ford y Cynthia Ross cuando juzgaron el Pacquiao-Bradley I en 2012. Pac-Man también recuperó la corona wélter (OMB) de la cual no debió ser despojado (al menos, no por Bradley) y, más tarde, en su primera defensa, vapuleó al invicto Chris Algieri en un pleito desigual desde que ambos salieron de sus respectivos camerinos.

Los simpatizantes del ídolo tagalo, devenido jugador-entrenador en la liga de baloncesto profesional de Filipinas, no quisieran verlo partir sin antes desquitarse del fulminante nocaut que le recetó Dinamita Márquez en diciembre de 2012; mientras, todo el gremio boxístico pide a gritos una pelea, Mayweather vs Pacquiao. El emparejamiento mas lucrativo en la historia de los deportes de combate ha venido coqueteando con la realidad desde 2009 sin que hasta la fecha haya podido materializarse. Los deseos de Pacquiao de solventar las negociaciones parecen sinceros, pero Money comienza ahora con nuevas exigencias, por un camino que se antoja sin rumbo a concretar la función el 2 de mayo de 2015.

– Miguel Cotto tuvo que haber visto la puerta del retiro en sueños tras sus dos derrotas de 2012 (ante Floyd y Austin Trout). Su única salida al encerado en 2013, por primera vez bajo las órdenes de Freddie Roach, le habrá reportado algo de oxígeno para su optimismo, pero ¿alguien conocía a Delvin Rodríguez antes de medirse al boricua? Lo ocurrido en 2014, sí supone un resurgir del ídolo puertorriqueño. Sergio Martínez, no obstante estar de regreso tras una prolongada inactividad, partía como favorito para culminar con su brazo en alto en el emblemático Madison Square Garden. Lo que consiguió aquella noche la Maravilla bonaerense fue la derrota más devastadora de su carrera a manos de Junito Cotto.

En una nación con una larga tradición en el pugilismo profesional y nombres de la estirpe de Félix Trinidad, Wilfredo Benítez, Wilfredo Gómez y Héctor Camacho, por solo mencionar algunos, Miguel Cotto es el único que ha llegado a proclamarse monarca del orbe en cuatro categorías de peso. Para hacerle otro guiño a la inmortalidad, el actual dueño del cinturón mediano, avalado por el CMB, coquetea ahora con una posible refriega en 2015 frente al mexicano Sául “Canelo” Álvarez.

– Amir Khan ha recuperado parte de la confianza que le quitó Danny García en julio de 2012 con aquel catastrófico nocaut. Fue la confirmación de todos sus temores: la debacle de 2008 ante Breidis Prescot, primera derrota de su carrera, anestesiado en el primer asalto, no fue obra de la casualidad; García no hizo más que corroborar que el poder de asimilación del británico es su talón de Aquiles.

Sin embargo, un mentón de vidrio no supone necesariamente el fin; no si se cuenta con una asombrosa velocidad de manos y otros recursos para maquillarlo. Khan sumó en 2014 un par de triunfos inobjetables ante dos contrincantes respetados como Luis Collazo y Devon Alexander y desplegó en ambas peleas la mejor versión de su arsenal. Si finalmente Floyd, quien ya jugó cruelmente con sus sentimientos a finales de 2013 e inicios de este año, le lanza el ramillete y lo invita a compartir escenario el venidero 2 de mayo, el subcampeón olímpico de Atenas estará ante la gran oportunidad de su carrera.

VasylLomancheko k21122014 2b382

Los que asumen el rol de nuevas estrellas:

– Vasyl Lomachenko llegó a la versión rentada del deporte de los puños precedido de una bien ganada fama en las filas amateurs. El ucraniano no ha decepcionado y, aunque en 2014 sufrió su primera derrota ante el veterano Orlando Salido, en una refriega en la que la votación de los jueces bien pudo favorecerle, con su victoria ante Gary Rusell Jr. en junio inscribió su nombre en los libros de récords. Lomachenko es ahora, junto al tailandés Saensak Muangsurin, el púgil que se ha apropiado de un título mundial con el menor número de peleas efectuadas, 3.

El bicampeón olímpico de Beijing 2008 y Londres 2012 cerró su hoja de servicios en el actual almanaque con un fallo unánime a expensas de Chonlatarn Piriyapinyo, un pugilista de Tailandia con una trayectoria boxística (52-2-0, 33 KOs) tan enigmática como su nombre. Vasyl tiene a su disposición todos los atributos y el tiempo (solo 26 años) necesarios para convertirse en uno de los mejores del mundo. Su peor enemigo, por paradójico que suene en apariencia, podría ser su querido padrino, Bob Arum, si en su afán por cuidarlo comienza a buscarle rivales como el tal Piriyapinyo.

– Naoya “Monster” Inoue está a tono con el espíritu de Lomachenko en lo que a ir de prisa concierne. El nuevo prodigio del boxeo japonés dejó boquiabierta a media humanidad en abril, cuando, con solo 20 años, desbancó al mexicano Adrián Hernández por nocaut técnico en 6 asaltos. Era tan solo su sexta aparición en un ring como profesional: el menor número de peleas que ha necesitado un púgil nipón para ceñirse un fajín mundial.

Pase lo que pase en su cita del próximo 30 de diciembre con el argentino Omar Narváez, Inoue ya se ha ganado un nombre en su país y, si no es más conocido en el resto del globo terráqueo, es porque la mayor parte de la afición presta entre poca y ninguna atención a las categorías de peso pequeñas.

– Francisco “Chihuas” Rodríguez protagonizó uno de los combates más entretenidos de 2014, serio aspirante a la distinción de Mejor Pelea del Año, cuando se enfrentó al japonés Katsunari Takayama en agosto. Chihuas terminó con su brazo en alto y unificó su primado, del peso mínimo (105 libras) por la OMB, con el de la FIB que ostentaba Takayama. Cinco meses antes, en abril, el azteca demolió en 10 rounds, en su feudo de Monterrey, al favorito filipino Merlito Sabillo y se proclamó monarca del planeta con solo 20 primaveras vividas.

Su despedida del calendario que culmina no fue la más feliz: debutando en las 112 libras, tras renunciar a sus cetros de las 105, no pasó del empate en una reyerta contra el poco conocido tagalo Jomar Fajardo, en la ciudad filipina de Cebu. El nuevo año podría traerle, después de sumar uno o dos éxitos, su anhelada revancha contra Chocolatito González.

– Nicholas Walters comenzó el almanaque luciendo el apócrifo cinturón de campeón regular de la AMB y esperará el 1 de enero de 2015 en calidad de super campeón de la misma organización. El jamaicano, apodado el “Hombre Hacha”, le pasó factura a dos veteranos con buena reputación como el armenio Vic Darchinyan y el filipino Nonito Donaire.

El nocaut en 5 asaltos propinado a Darchinyan estaba dentro de los pronósticos; la misma medicina, recetada a Donaire en 6 rondas, fue, en cierto modo, sorpresiva, pero todavía más contundente. El sendero de Walter, invicto en 25 refriegas con 21 anestesiados, parece que convergerá a finales de 2015 con el de Lomachenko, en un choque de difícil vaticinio.

Comenta sobre este articulo