LeoSantaCruz k27012015 e0c87Existen múltiples estratagemas para evadir a un adversario. La lista sería interminable, pero una de ellas salió de la boca del invicto mexicano Leo Santa Cruz: “Quiero tres millones de dólares para pelear contra Guillermo Rigondeaux”.

“Terremoto” Santa Cruz (29-0-1, 17 KOs) es el actual monarca súper gallo del Consejo Mundial (CMB), en tanto “El Chacal” Rigondeaux (15-0-0, 10 KOs) posee las coronas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y la faja “regular” de la Organización Mundial (OMB).

Mucho se ha comentado sobre este pleito, que definiría el mejor de las 122 libras, aunque hay dos ángulos diametralmente opuestos que interfieren en que se vean las caras sobre el cuadrilátero.

Rigondeaux ha expresado su deseo de chocar contra Santa Cruz sin poner ninguna condición. Pero el gladiador azteca y sus asesores rehúyen el enfrentamiento, aunque el mexicano expone a los cuatro vientos que no le teme al cubano y le gustaría demostrar que puede vencerlo.

Hace pocos días, Santa Cruz insistió en que estaba dispuesto a pelear contra Rigondeaux, aunque añadió en la lista a los británicos Carl Frampton y Scott Quigg, dueños de las fajas de la Federación Internacional (FIB) y de la Asociación Mundial (AMB), en las 122 libras.

“Quiero a Rigondeaux, a Frampton o Quigg y ojalá mi siguiente pelea sea con uno de ellos”, expresó Santa Cruz tras derrotar por nocaut técnico en el octavo capítulo a su compatriota Jesús Ruíz, el 17 de enero en la sala Garden, del hotel y casino MGM Grand de Las Vegas.

Casi de inmediato, Rigondeaux, quien está considerado entre los mejores libra por libra del mundo, le respondió a través de su cuenta de Twitter: Mi gente que suba “leosantacruz2 de peso para no darle KO y coger la faja del WBC, él es una mentira, yo soy el rey 122 libras”.

Ahora Oscar De la Hoya, presidente de la compañía Golden Boy Promotions, ratificó que deseaba iniciar conversaciones con el grupo de Rigondeaux a fin de llevar a cabo el anhelado combate.
“En representación de Leo Santa Cruz, yo deseo iniciar conversaciones con los asesores de Rigondeaux”, dijo De la Hoya. “Ese es el combate que Leo desea y también lo desea la promotora Golden Boy”.
Gary Hyde, manager del zurdo cubano, expresó que la cantidad de dinero solicitada por Santa Cruz es excesiva y solo busca poner trabas para que el pleito no se efectúe.

El propio De la Hoya consideró que “tres millones es una cifra elevada, pero por eso quiero empezar las conversaciones porque esa pelea se tiene que hacer” por el bien de los fanáticos.

Rigondeaux, de 34 años, viene de vencer en 11 asaltos al “gigante” japonés Hisahi Amagasa, quien lo superaba en alcance y en más de seis pulgadas de estatura. El pleito se realizó el 31 de diciembre en Japón.

Aunque Rigondeaux dominó a lo largo de todo el combate y provocó que Amagasa (28-5-2, 19 KOs) finalizara con el ojo derecho cerrado y una enorme inflamación debajo del pómulo izquierdo, el nipón tumbó sorpresivamente al cubano en el séptimo episodio.

Y fue precisamente esa caída, con una derecha cortica del asiático que lo tomó fuera de balance, la que ratificó la extraordinaria clase del nacido en la mayor isla del Caribe.

En lo adelante, Rigondeaux se enfrascó en una guerra violenta con Amagasa, en cuyo rostro aparecieron los resultados de los fuertes golpes recibidos, mientras el cubano disertaba con sus rápidos movimientos de torso y piernas para neutralizar los ataques de su oponente.

La brutal golpiza de Rigondeaux en lo adelante se detuvo al concluir el undécimo rollo, cuando los asistentes de Amagasa le impidieron salir nuevamente al cuadrilátero, donde no tenía nada que hacer ante la ventaja y superioridad de su oponente, a quien el educado público nipón premió con un aplauso por su desenvolvimiento.

Minutos después del triunfo, Rigondeaux repitió su reto a Santa Cruz: “No pongas más excusas. Enfrentémonos para decidir quién es el mejor”.

El balón continúa en cancha de Santa Cruz.

Comenta sobre este articulo