image 56006Costa Mesa (California). Todas las victorias son bienvenidas, pero sería injusto catalogar de “gran triunfo” el obtenido por el cubano Mike Pérez ante el estadounidense Darnell Wilson, el 5 de febrero en El Hangar, de Costa Mesa, California.

“El Rebelde” Pérez (21-1-1, 13 KOs) aniquiló a Wilson (25-18-3, 21 KOs), quien no ofreció ninguna resistencia y cayó en cuatro ocasiones, antes que el árbitro Jack Reiss acabara la masacre cuando faltaba casi minuto para concluir el segundo asalto.

Transcurridos solo nueve segundos del campanazo inicial y ya Wilson, de 40 años, estaba en la lona por una derecha en swing del caribeño, radicado desde hace siete años en Cork, Irlanda y desde hace unos meses bajo las órdenes del prestigioso técnico mexicano Robert García.

Casi de inmediato el norteño cayó por segunda ocasión, al recibir una combinación de derecha y una izquierda recta al rostro. Y antes que finalizara el primer asalto, Pérez hizo caer a Wilson por tercera ocasión.

Había poco que esperar del combate, salvo conocer en qué momento Wilson quedaría tendido sobre el encordado. Tras el reinicio, Pérez fue a la carga y el norteño retrocedió hasta que nuevamente fue impactado por una izquierda sobre la cabeza que lo envió de bruces al tapiz.

Al ver a Wilson sin posibilidades de continuar, Reiss puso punto final al pleito, que no es medidor exacto sobre las posibilidades del zurdo cubano de cara a un prominente futuro.

P?rez, de 29 años, perdió el invicto en un pleito deslucido ante el estadounidense Bryant Jennings (19-0-0, 10 KOs), el 26 de julio en el Madison Square Garden, donde el árbitro Harvey Dock tuvo un rol protagónico en el resultado.

“By-By” Jennings (19-0-0, 10 KOs) recibió el voto de los jueces Glenn Feldman (114-113) y Joseph Pasquale (115-112), en tanto Tom Schreck (113-114) se inclinó por el caribeño radicado en Irlanda.

Dock descontó un punto a Pérez en el duodécimo asalto, cuando el cubano pegó después de la orden de detener las acciones y ambos púgiles se encontraban sobre las sogas.

Al margen de la decisión de Dock, que pudo inclinar la balanza hacia Pérez, lo cierto es que el zurdo de Cuba inició bien el combate durante los tres primeros asaltos, utilizando combinaciones de ambas manos, pero a poco disminuyó la ofensiva y permitiómque Jennings sacara ventaja a partir de la mitad del pleito.

Una situación similar le ocurrió a Perez en el enfrentamiento anterior versus el camerunés Carlos Takam, que concluyó en empate, el 18 de enero, en Montreal, Canadá.

Tal como hizo ante Takam, el isleño Pérez cambió el plan táctico de los inicios -y que le dio buen resultado- de combatir en la media distancia, para entrar en los intercambios cuerpo a cuerpo, en los que Jennings -como Takam- le sacaron amplia ventaja.

A pesar de tener las extremidades superiores más cortas que Jennings, Pérez no logró conectar con efectividad en los espacios cerrados. En esos momentos solo intenté frenar los impactos de su oponente, sin conseguirlo.

A favor de Pérez hay que decir que contra Wilson no bajó la guardia como en otras ocasiones y se vio más concentrado en busca de las brechas de su rival, quien literalmente es un bulto que no exigió nada para saber si la preparación del cubano bajo la conducción de García en Oxnard, California, está dando frutos.

El próximo pleito podría despejar un poco más la duda, aunque para ello le haría falta a Pérez enfrentarse a un oponente de mayor nivel cualitativo. El tiempo dirá.

Comenta sobre este articulo