MaresSantos k06032015 c62deUna de las políticas del implacable “asesor” Al Haymon es asegurarse de que en un combate de boxeo su peleador siempre termine siendo el vencedor. Y si el montar peleas desiguales es el camino para conseguirlo, no habrá nada ni nadie que pueda impedirlo, ni siquiera las cadenas de televisión que compran sus eventos o los mismos aficionados.

La anterior afirmación la hemos podido comprobar en múltiples ocasiones, así como también que las escasas peleas niveladas que llegan a figurar en sus programas de boxeo son entre púgiles “asesorados” por él mismo. Así sí si alguno de ellos llega a perder, la casa terminará ganando.

El primer evento de su serie “Premiere Boxing Champions” que será transmitido este sábado por televisión abierta en Estados Unidos a través del canal NBC, tiene incluidos dos enfrentamientos entre boxeadores de su cuadra, Keith Thurman contra Robert Guerrero y Adrien Broner ante John Molina.

En la tercera pelea estrella de la cartelera reaparecerá el tres veces campeón del mundo en diferentes divisiones de peso el mexicano Abner Mares, quien como es natural chocará ante un pugilista hecho a su medida, el también mexicano Arturo “Rey” Santos.

Si reflexionamos sobre el asunto tomando todas las variables, tendríamos que comprender que es hasta lógico que Mares no esté encarando a un reto de verdad, pues no es la cabeza del programa y tanto la pelea estelar como la semifinal son bastante niveladas.

Arturo Santos, quien como Mares llegó a representar a México en justas olímpicas, se desempeña entre las categorías súper gallo y pluma e irónicamente ha sido derrotado en sus actuaciones más destacadas.

Se caracteriza su gran determinación a la hora de buscar el combate cuerpo a cuerpo y por poseer una resistencia granítica. Se crece cuando sus adversarios le ceden la iniciativa, pero su más grande defecto es que carece de una pegada desequilibrante.

Al poseer poco poder en sus puños, sus rivales suelen arriesgar un poco más para intentar finalizarlo por nocaut. Y fue así como en 2012 el japonés Hozumi Hasegawa, que venía de una operación de quijada y de dos nocauts devastadores, puso a prueba su mentón y el del propio Santos, cuando en violentos intercambios siempre salió beneficiado. Hasegawa lo venció, pero no por nocaut.

La noche del sábado, el reto para Mares será noquear a Santos, pues al ser él un pugilista de clase mundial y un tres veces campeón del mundo, está obligado a salir airoso.

La sorpresa nunca se debe de descartar, pero el trabajo de matchmaking de Haymon Boxing es casi infalible, así que no esperen una derrota de Abner Mares.

Comenta sobre este articulo