KovalevPascal k15032015 4b593Montreal (Canadá).-Apoyándose en la potencia de sus puños, el ruso Sergey Kovalev anestesió en el octavo asalto al haitiano-canadiense Jean Pascal, el 14 de marzo, en el abarrotado Bell Centre, de Montreal, Canadá.

Con el triunfo, Kovalev, de 31 años, mantuvo el invicto en 27 combates, 24 antes del límite, con un empate. Además retuvo los títulos de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), la Organización Mundial (OMB) y de la Federación Internacional (FIB), correspondientes a la división semipesada (175 libras).

Aunque Kovalev dominó desde el principio con su fuerte jab de izquierda y los sólidos rectos de derecha, Pascal fue un digno rival que también golpeó con fuerza en la anatomía del europeo, aunque sus mejores impactos los obtuvo en la pelea de riposta en el quinto asalto.

Después de llevarse los dos primeros rounds, Kovalev pegó con fuerza al rostro de Pascal el tercero. Y unos segundos antes de concluir la fracción, el ruso asestó violento derechazo que hizo caer sobre las sogas al nacido en Puerto Príncipe, la capital haitiana, y residente en Laval, Quebec.

Concluido el conteo de protección y cuando “El Triturador” iba al remate, llegó la campana salvadora. Pascal no consiguió reponerse de inmediato. Sus piernas flaqueaban cuando salió para el siguiente rollo. Y su mirada lucía ligeramente perdida. Aún así, hubo momentos en los que contragolpeó con fuerza a la testa de su rival.

El quinto fue el mejor de Pascal. Descuidos en la defensa de Kovalev al bajar su guante izquierdo mientras intentaba golpear con la derecha, permitieron que Pascal pegara con fortaleza en la cabeza del ruso. En esos instantes la instalación era un manicomio en apoyo del peleador local.

En el sexto hubo fuertes intercambios, en los que Kovalev llevó la mejor parte, aunque Pascal no abandonó su táctica de pegar de riposta y también llegó con potentes volados que obligaron a retroceder al europeo radicado en Fort Laudardele, Florida.

Para el séptimo se notaba el cansancio de Pascal, tanto por el esfuerzo como por la golpiza que estaba recibiendo. Y en el octavo, una derecha recta de Kovalev puso mal al retador. Pero tras el golpe, el ruso cayó a la lona y el árbitro Luis Pavón fue en su búsqueda para declarar que se trataba de un resbalón y no de un impacto.

Sin embargo, a consecuencias del impacto recibido, Pascal perdió el control de sus piernas y fue desde una esquina hasta la otra, visiblemente mareado. Pavón llegó hasta allí y no le hizo protección, sino que permitió que continuara el pleito.

Entonces Kovalev conectó dos poderosos rectos de derecha y el tercer hombre del ring puso fin a las acciones, al considerar que Pascal estaba en malas condiciones y era un riesgo permitirle continuar en la reyerta.

Reconocido como el mejor púgil de la 175 libras en la actualidad, Kovalev ascendió el pasado año a la exclusiva lista de los 10 mejores libra por libra del mundo, luego de tres victorias en 2014 y una racha de 13 anestesiados, un empate y el triunfo por decisión ante Hopkins.

En el pleito anterior al de Pascal, el actual monarca de las 175 libras venció convincentemente por unanimidad a Bernard “El Hopkins, a quien derribó en el primer asalto, el 8 de noviembre pasado, en el Boardwalk Hall, de Atlantic City, Nueva Jersey.

La victoria ante Hopkins, le permitió a Kovalev unificar el cetro de la Organización Mundial (OMB), en su poder, al de la Federación Internacional (FIB) y de la Asociación Mundial (AMB), que poseía el veterano Hopkins.

Para Pascal (29-3-1, 17 KOs), quien cumplió 10 años de carrera profesional, fue la primera derrota por la vía de los puños. Durante su trayectoria ha ostentado el título semipesado del Consejo Mundial (CMB) y de la Organización Internacional (OIB) entre 2009 y 2011, cuando el legendario Bernard “El Alien” Hopkins le arrebató ambas coronas, precisamente en la instalación donde se enfrentó a Kovalev.

Antes de sucumbir por unanimidad en la revancha ante Hopkins, quien cumplió 50 años el 15 de enero, Pascal y Hopkins disputaron una cruenta reyerta cinco meses antes, que finalizó en empate.

Comenta sobre este articulo