BryantJennings k24042015 c0c54Nueva York.-Pocos, muy pocos, le dan posibilidades reales al peso completo estadounidense Bryant Jennings de vencer al campeón mundial ucraniano Wladimir Klitschko, el 25 de abril, en el Madison Square Garden, de Nueva York.

El invicto “By-By” Jennings (19-0-0, 10 KOs) es consciente de la pegada de su rival, quien exhibe 53 anestesiados en 63 victorias, pero afirma que los resultados de Klitschko no le quitan el sueño, porque él también tiene mucha potencia en ambas manos.

“Klitschko es grande y fuerte”, dijo Jennings al referirse a su oponente. ¿Y saben qué? Quizás el pegue como una mula. Pero cuando yo lo impacte, él verá que yo también pego como una mula”.
Con 30 años y un ingreso tardío a las filas rentadas, “By-By” Jennings mantiene récord invicto en 19 combates, 10 antes del límite, desde su victoria unánime en cuatro asaltos en el debut ante su coterráneo Zeferino Albino, el 26 de febrero de 2010, en Filadelfia, Pensilvania.

Jennings suma dos victorias consecutivas, ambas el pasado año en la emblemática instalación de la Gran Manzana, la más reciente por fallo dividido en deslucido combate ante el cubano Mike “El Rebelde” Pérez.

“Tengo corazón y voluntad, atributos naturales que no se pueden enseñar para ser un campeón”, dijo Jennings al sitio “ESPN.com”. “Estoy mentalizado porque me encuentro en el nivel al que pertenezco”.

El norteño insistió que tiene un plan específico con el que piensa vencer a Klitschko, de quien dijo tiene debilidades en las que enfocará sus ataques durante el combate.

“Vengo a pelear y sé lo que es ganar”, expresó Jennings ante los medios. “Tengo menos estatura, pero poseo brazos más largos, soy muy atlético y más joven que él. Esos detalles inclinarán la balanza a mi favor”.

Al referirse al pasado pleito de Klitschko ante el búlgaro Kubrat “La Cobra” Pulev, que ganó el ucraniano por nocaut técnico en el quinto asalto, el norteño Jenning expresó que el balcánico “no tenía ninguna defensa y pudo haber sido más táctico”.

Añadió que Pulev “estuvo muy estático, debió utilizar más fintas y moverse en el cuadrilátero. Frente a Klitschko hay que trabajar fuerte y ser paciente, pero nunca quedarse sin moverse en frente de él”.

Pero Klitschko (63-3-0, 53 KO) no es un adversario cualquiera. Sus cuatro títulos en la división pesada y 21 victorias consecutivas, le dan un indiscutible favoritismo para acabar por la vía del cloroformo el duelo versus Jennings, quien se inició en el pugilismo en 2009, cuando ya el europeo tenía ¡56 peleas! en las filas rentadas.

La seguidilla de éxitos de Klitschko incluye 17 defensas de su reinado, la tercera racha más grande en la categoría de los mastodontes, solo detrás de Joe Louis (25) y Larry Holmes (20), la de Louis récord histórico para todos los pesos.

Y como acostumbra antes de subir al cuadrilátero, Klitschko, de 38 años, elogió a Jennings: “Es la oportunidad de su vida y puedo ver el deseo y la voluntad que posee para intentar llevarse la victoria”.

Para Klitschko será el regreso al Madison Square Garden desde febrero de 2008, cuando se impuso por unanimidad al zurdo ruso Sultan Ibragimov, dueño entonces de la faja de la Organización Mundial (OMB). Coincidentemente, el pleito marcó el despido de Ibragimov del deporte activo.

Ese triunfo de Klitschko sucedió al que obtuvo por abandono en la revancha ante el estadounidense Lamon Brewster, el 7 de julio de 2007, en Colonia, Alemania. Fue Brewster el último que pudo salir con el brazo en alto ante el ucraniano, en duelo efectuado el 10 de abril de 2004.

“Estoy realmente emocionado de regresar a pelear en Estados Unidos y particularmente en el Madison Square Garden”, señaló Klitschko, quien se entrenó durante varias semanas en Hollywood, Florida.

Reconoció el llamado “Doctor Martillo de Acero”, que anteriormente no tuvo la oportunidad de pelear en Estados Unidos, porque faltaba un buen rival, la demanda del público y el respaldo televisivo.

“Hubo gran interés por adquirir los boletos, el pleito se transmitirá por HBO y Jennings es un adversario que viene con la intención de ofrecer un buen combate”, precisó Klitschko. “Todo ello explica por qué estoy de vuelta en Nueva York.