linares k29052015 bce34Londres.-Como lógico sentimiento que albergan todos los deportistas, el venezolano Jorge Linares no está conforme con sus tres coronas mundiales y ansía conquistar las Grandes Ligas del pugilismo, donde ganaría bolsas millonarias, todavía esquivas.

Con marca profesional de 38 victorias, 25 por la vía del cloroformo, y tres reveses, “El Niño de Oro” Linares, expondrá la faja ligera del Consejo Mundial (CMB) frente al británico Kevin Mitchell, el 30 de mayo, en la 02 Arena, de Greenwich, Inglaterra.

“Creo que llegó el momento de trascender”, dijo Linares ESPN Deportes, ya instalado en la sede del combate y tras varios meses de entrenamiento en Japón y en Las Vegas, en ambos sitios bajo las órdenes del experimentado entrenador Ismael Salas.

Radicado en Tokio, la capital nipona, Linares, de 29 años, expresó que este pleito ante Mitchell le permitirá conocer si permanece en las 135 libras o si escala hacia las categorías inmediatas súper mediana (140) o welter (147).

“Voy paso a paso y quiero estar en la élite, no sólo por las mejores bolsas sino por los grandes nombres, los que te permiten entrar a la lista de los mejores libra por libra, hacer historia y si mi cuerpo lo permite ir hacia las 140 libras o las 147”.

Señaló que no le preocupa el hecho de que Mitchell tenga al público a su favor, porque en dos ocasiones se adueñó del cetro universal en condiciones adversas y con una fanaticada apoyando incondicionalmente a su oponente.

“Dos veces me he coronado en casa del rival y la única vez que perdí fue en Japón, la que considero mi segunda casa”, explicó Linares. “Creo que es cuestión mental, de psicología, ahora nuevamente tendré miles de personas en contra, pero eso no es problema, porque llegaré bien preparado y haré una pelea inteligente”.

Con siete victorias seguidas, cinco por KO y dos por decisión, Linares se apropió de la faja vacante ligera del CMB por nocaut en el cuarto asalto frente al mexicano Javier Prieto, el 30 de diciembre del pasado año, en el Gimnasio Metropolitano de Tokio.

Previamente sufrió dos derrotas consecutivas, ambas antes del límite. La primera versus Antonio DeMarco, en octubre de 2011 y la siguiente versus el también azteca Sergio “Yeyo” Thompson cinco meses después en Cancún.

De acuerdo con informaciones procedentes del campamento de Linares, el peleador efectuó una preparación muy completa que incluyó 160 rounds de sparrings, varios de ellos finalizados por impactantes nocauts a sus contrincantes.

“He aprendido muchas cosas en este tiempo y aprendí más de las caídas (derrotas) que de todas las victorias”, reconoció Linares. “Las derrotas me han hecho más fuerte y el tiempo que he permanecido estable en Japón y en Las Vegas me ha dado esa motivación adicional que necesitaba”.

Igualmente Linares elogió su trabajo junto al cubano Salas, de quien señala le ha cambiado poco, pero es precisamente en los aspectos que le faltaba para convertirse en mejor púgil.

“Siempre hemos tenido una buena técnica, buen trabajo de piernas y también en el aspecto técnico”, acotó Linares. “Estoy mejor, no abro tanto las piernas y cada vez que golpeo en las sesiones de guanteo, los rivales se caen. Las cinco peleas que he tenido junto a él (Salas) las he ganado por nocaut, eso habla del trabajo y me da confianza, aunque sí será una pelea dura contra un guerrero (Mitchell)”.

El británico “Mighty” Mitchell (39-2-0, 29 KOs) ganó el derecho a enfrentar a Linares al noquear en el octavo capítulo a Daniel Estrada el 15 de enero pasado, en la instalación donde chocará ante Linares.

Comenta sobre este articulo