MiguelCotto k05062015 f6b1ePasan los días, semanas y meses sin que coincidan ninguno de los lados del triángulo que forman los astros de la división mediana: el mexicano, Saúl Álvarez, el puertorriqueño Miguel Cotto y el kazajo Gennadi Golovkin, estos dos últimos actuales monarcas de las 160 libras.

“Junito” Cotto posee el título del Consejo Mundial (CMB) y “GGG” Golovkin dos absolutos, además del “interino” de la propia organización de Cotto, por lo que ha sido designado retador “obligatorio” sin que hasta el momento ambas partes hayan efectuado negociaciones en aras de concretar el duelo, que reclama constantemente el asiático, además de infinidad de fanáticos.

En la prolongada dilatación del conflicto, Cotto enfrentará al australiano Daniel “Real Deal” el 6 de junio en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, en un combate pactado en las 157 libras, tres por debajo del límite de la división.

Los argumentos que provienen del campamento de Cotto, principalmente de su entrenador Freddie Roach, son consideradas excusas por los cercanos a Golovkin, en primer lugar por Abel Sánchez, el máximo responsable de la preparación del invicto y temido pegador, que acumula entre sus 33 victorias, 30 por la vía del sueño y 20 consecutivas.

Roach, un lobo que conoce infinidad de tretas dentro y fuera del cuadrilátero, ha expresado que con Golovkin hay mucho ruido, pero en el aspecto mediático es un desconocido, que por el momento no figura en los planes inmediatos de su pupilo.

En ese sentido, precisó que si todo funciona en la mesa de negociación, “Canelo” sería el siguiente adversario después de Geale, porque garantizaría mayores ingresos a Cotto, gracias al elevado interés entre la gran fanaticada mexicana e igualmente el respaldo de los boricuas.

Al conocer la opinión de Roach, la respuesta de Sánchez apareció de inmediato: “Es un pretexto, porque Freddie sabe que Cotto no está listo en este punto de su carrera para enfrentarse a alguien tan duro como Golovkin”.

Y añadió Sánchez al sitio “BoxingScene.com”: “Queremos el cinturón del CMB y si Cotto lo deja vacante, vamos a luchar por conquistarlo contra cualquiera que sea el otro aspirante. Tenemos total determinación a que (Golovkin) se establezca como el mejor en las 160 libras”.

Sánchez descartó que el miedo sea la razón por la que Cotto esquiva el choque contra Golovkin (también llamado el “Asesino con Cara de Niño”), porque “para subir al cuadrilátero hay que ser un guerrero”, pero al mismo tiempo señaló que Cotto es consciente está en el final de su carrera y no va a arriesgarse contra alguien como Gennady.

Dijo Sánchez que previo a la pelea en la que Cotto ganó la corona contra contra Sergio “Maravilla” Martínez en junio del pasado año, el boxeador puertorriqueño expresó que su siguiente combate sería la defensa obligatoria entre el vencedor entre Golovkin y el mexicano Marco Antonio “Veneno” Rubio.

Sin embargo, recalcó que Cotto nunca cumplió con su palabra ni con su obligación de rivalizar contra el campeón interino, después que Golovkin aniquiló a Rubio en solo dos asaltos.

Comenta sobre este articulo