Ward k19062015 d7a29Han transcurrido dieciocho meses desde que el estadounidense Andre “S.O.G.” Ward protagonizó su último combate, dieciocho meses en los que acudió a tribunales para poder tomar un camino separado de su antiguo promotor el fallecido Dan Goosen y firmó un contrato millonario con la naciente empresa neoyorquina Roc Nation Sports.

Este sábado 20 de junio en su natal Oakland, California, Andre Ward romperá la inactividad de dieciocho meses para encarar al dos veces contendiente al título del mundo el inglés Paul Smith.

El pleito está pactado a doce rounds en un rango de peso de 172 libras, cuatro por encima de la división natural de ambos, la de peso súper medio (168 libras).

El regreso al ring de Andre Ward ocurre en un momento en el que el boxeo atraviesa por un nuevo paradigma en el que los peleadores de su clase están siendo bombardeados mediáticamente para que se vean obligados a moverse a la vanguardia.

A qué me refiero cuando digo “boxeadores de su clase”? me refiero a boxeadores defensivos cuya mayor característica es que buscan el resultado a toda costa sin importar que el proceso para llegar al mismo esté cargado de poca combatividad y de juego sucio.

Las recientes actuaciones de púgiles considerados defensivos han sido determinantes para que la gente que dirige este negocio se haya visto en la necesidad de renovar sus directrices y así poder mantener a su base de fans y no seguir perdiendo terreno ante las Artes Marciales Mixtas (AMM), el deporte de contacto de moda.

El regreso a Estados Unidos del campeón de la división pesada el ucraniano Wladimir Klitschko fue muy lamentable y lo que ocurrió ocho días más tarde fue la gota que derramó el vaso, ya que la pelea que tanto fanáticos como aficionados casuales deseaban ver, resultó un verdadero fiasco debido a la poca combatividad de sus protagonistas, Floyd “Money” Mayweather Jr. y Manny “Pacman” Pacquiao.

La cadena de televisión Home Box Office (HBO), La cual compró el emparejamiento entre Ward y Smith, puso en circulación a través de su programa The Fight Game una lista que denominó “Anti-Gatti”, que consiste en enumerar a los cinco pugilistas más aburridos de la actualidad.

La lista incluye a Floyd Mayweather Jr., a Guillermo Rigondeaux, a Wladimir Klitschko, a Miguel Vázquez y a Erislandy Lara. Y a pesar de que Andre Ward no fue mencionado, es evidente que la iniciativa está encaminada a señalar a la clase de boxeadores que se debe evitar ver.

No es casualidad que HBO esté invirtiendo todo su capital en las figuras de Gennady Golovkin, Sergei Kovalev, “Canelo” ?lvarez, Miguel Cotto y Román González y que Timothy Bradley se haya visto en la necesidad de cambiar su estilo de pelea por uno más combativo.

La gente que dirige al boxeo está reconfigurando su negocio y la tendencia es que todas las peleas que sean presentadas a través de las pantallas de televisión tengan el potencial de competir en la terna de “la mejor pelea del año”.

No todas podrán estar cargadas suficiente drama y acción como para aspirar a ser galardonadas como “la mejor pelea del año”, pero lo que sí es un hecho es que hacer coincidir en un ring a dos púgiles espectaculares aumenta las posibilidades.

La realidad rebasó a Andre Ward. De nada sirve en la actualidad ser considerado uno de los mejores boxeadores del planeta ni tampoco ser alguien demasiado dominante. Si tu desempeño no cumple con los estándares de lo que se considera espectacular, seguramente dejarás de ser programado.

Comenta sobre este articulo