Ward k21062015 36e9bOakland (California).-Con una exquisita demostración de buen boxeo y superioridad en todos los aspectos, el estadounidense Andre Ward aniquiló en el noveno asalto al británico Paul Smith, el 20 de junio, en la Oracle Arena, de Oakland, California.

Fue tanta la paliza que propinó “El Hijo de Dios” Ward (28-0-0, 15 KOs) a Paul Smith (35-6-0, 20 KOs), que la esquina del derrotado se vio obligada a lanzar la toalla en señal de rendición, cuando habían transcurridos 1,46 minutos de esa fracción y salía abundante sangre del rostro del inglés.

Al apreciar la acción de los segundos de Smith, el árbitro Lou Moret decretó el triunfo favorable a Ward, quien en su compromiso anterior se impuso por unanimidad a Edwin Rodríguez, el 16 de noviembre de 2013, en en el Citizens Bank Arena, de Ontario, California.

Smith, de 32 años, intentó atacar en los primeros minutos del asalto inicial, pero Ward, de 31, lo neutralizó con el jab, al tiempo que se movía hacia atrás y los laterales, evitando los golpes de su oponente.

Apoyándose en la precisión del jab, que mezcló con precisas combinaciones de contragolpe, Ward puso de manifiesto que Smith no era un rival de su nivel, a pesar de que llevaba 19 meses sin efectuar un pleito oficial.

A lo largo del combate, Ward incrementó la ventaja, con buenos desplazamientos y sincronizados contragolpes, que le resultaban imposibles de evitar al nacido en Gran Bretaña.

Vale resaltar que los dos púgiles pertenecen a la división súper mediana, pero el duelo entre Ward y Smith estaba pactado (catchweight) de 172 libras, cuatro por encima del límite permitido para la división.

Aún así, Smith, no dio el peso el viernes y tampoco el sábado, lo que provocó tuviera que pagar una multa de 60 mil dólares, de la bolsa de $ 225 mil que tenía asegurada por el combate. Ward, por su parte, recibió un chque de dos millones de la moneda estadounidense.

A pesar de esa larga ausencia de los encordados, Ward con su exquisito desenvolvimiento ratificó que continúa siendo uno de los mejores libra por libra del mundo y que resultará adversario muy difícil para los peleadores que se mueven en las categoría súper mediana (168 libras) o semipesada (175) si decide ascender a la inmediata superior.

El prolongado descanso competitivo de Ward incluyó una lesión y problemas contractuales, que lo obligaron a mantenerse fuera de las cuerdas. Resueltos ambos problemas, Ward, súper campeón de las 168 libras, recibió autorización del Comité de Campeonato de la Asociación Mundial (AMB) para efectuar esta pelea no titular frente a Smith.
En principio, la entidad del boxeo había ordenado que Ward se enfrentara con el británico Carl “La Cobra” Froch (33-2-0. 24 KOs), monarca “regular” de la misma categoría, pero ante reiteradas excusas de Froch por evitar el pleito, la AMB aceptó que Ward rivalizara contra el inglés Smith, quien anteriormente había sufrido par de reveses consecutivos, ambos a manos del alemán Arthur “El Rey Arturo” Abraham, el más reciente el 21 de febrero, en la 02 World Arena, en Berlín, donde disputaron el cinturón súpermediano de la Organización Mundial (OMB).

Comenta sobre este articulo