BradleyVargas k28062015 db67dCarson (California).-Un garrafal error del árbitro Pat Russell provocó el caos en la victoria del estadounidense Timothy Bradley Jr. sobre su coterráneo Jessie Vargas, el 27 de junio, en el StubHub Center, de Carson, California.

Faltaban 20 segundos para que concluyera el combate, cuando el invicto Vargas conectó una poderosa derecha al rostro de Bradley Jr., quien casi cae del impacto, pero se mantuvo en pie, aunque se vio obligado a retroceder por todo el cuadrilátero en busca de recuperación.

Al observar que su oponente estaba “tocado”, Vargas se lanzó sobre Bradley intentando acabar las acciones, pero Russell, un oficial con más de 30 años impartiendo justicia sobre los encordados, equivocó el sonido que anuncia los 10 segundos finales de la pelea, con el “gong” de cierre y detuvo el combate.

Vargas consideró que Russell había finalizado el pleito porque su rival se encontraba en malas condiciones, lo que de hecho lo convertía en ganador. Con justificada alegría –sabía que iba perdiendo- expresó su júbilo por todo el ring, en tanto Bradley miraba a uno y otro lado sin tener una explicación a lo sucedido.

Cuando Russell se percató de la equivocación, se dirigió a los demás oficiales que participaban en la reyerta para explicar su confusión. Fueron segundos de verdadera incertidumbre para los dos púgiles y para el público que presenciaba el cartel en el StubHub Center.

Tras la tempestad, llegó la calma. Y se anunció la votación de los jueces, que favoreció por unanimidad a Bradley Jr. con boletas de 115-112 de Kermith Bayless, de 116-112 de Max DeLuca y de 117-111 de Rocky Young.

Con la victoria, “La Tormenta del Desierto” Bradley (32-1-1, 12 KOs) se adueñó de la corona Interina welter de la Organización Mundial (OMB), en tanto Vargas (26-1-0, 9 KOs) sufrió el primer revés en las filas rentadas.

Desde el punto de vista competitivo, resultó un pleito de mucha acción desde el campanazo inicial. Motivado quizás por sus dos últimas presentaciones, Bradley Jr. salió como un león a imponer el tren de pelea. Y llevó la iniciativa en la mayoría de los 12 asaltos.

Pero Vargas, a pesar de aventajar a su adversario en cuatro pulgadas (5,10 por 5,6) no rehuyó los intercambios en la corta distancia. Esos primeros episodios fueron de toma y daca durante casi los tres minutos. Con una secuencia de golpes superior, Bradley Jr. sacó ventaja.

A partir de la segunda mitad del duelo, bajó un poco la intensidad. Bradley estuvo más selectivo. Se movió más e impactó con su jab, a la vez que cruzaba con swines de derecha que golpearon la cabeza de Vargas.

A punto de finalizar el emocionante encuentro, llegó la derecha de Vargas que provocó la falla de Russell, aunque el derrotado acató la posterior decisión sin ningún tipo de incidente.

Después, Vargas le pidió la revancha a Bradley Jr. y éste aceptó que se negociara un segundo pleito.

Bradley Jr., de 31 años, venía de un empate ante el argentino Diego “La Joya” Cháves, en el hotel y casino MGM Grand de Las Vegas. Antes había cedido por unanimidad la corona welter de la OMB en choque revancha ante el filipino Manny Pacquiao, el 12 de abril del pasado año.

Vargas, de 26 años, había defendido con éxito ante el mexicano Antonio DeMarco, la faja súper ligera de la Asociación Mundial (AMB), el 23 de noviembre de 2014. El revés versus Bradley fue su primera contienda en las 147 libras.

Comenta sobre este articulo