Por Mayor J. King

Largamente deseado por los fanáticos, el combate entre el mexicano Saúl Álvarez y el puertorriqueño Miguel Cotto, campeón mediano del Consejo Mundial, no se ha efectuado por diferentes razones.

Pero parece que se están eliminando las trabas que lo impidieron y ya incluso hay una fecha tentativa, aunque faltan otras precisiones, incluida la sede y el peso, de lo que sería un duelo trascendental entre dos naciones con rivalidad ancestral en el pugilismo: México y Puerto Rico.

El estadounidense Freddie Roach, entrenador-jefe de Miguel Cotto, aseguró recientemente que todavía no se han firmado los contratos porque faltan algunos detalles, “pero es un hecho que será en noviembre”.

Entre los aspectos por definir se encuentra el lugar del cartel, pues “Canelo” prefiere a Texas, donde lo respalda una enorme comunidad de mexicanos, mientras “Junito” Cotto se inclina por Nueva York, donde es un ídolo entre los “neoyorikans” (boricuas residentes en la Gran Manzana).

Precisamente, y con miles de fanáticos enardecidos durante el combate, Álvarez (45-1-1, 32 KOs) propinó un espectacular nocaut en el cuarto asalto al estadounidense James “El Guerrero Mandingo” Kirkland, el 9 de mayo, en el Minute Maid, de Houston, Texas.

“Siempre he dicho que con Cotto es una pelea natural, una pelea que se debe dar”, dijo Álvarez después de anestesiar a Kirkland. “Espero que se haga la pelea para darle a la gente lo que ha pedido. Quiero sentirme satisfecho buscando peleas peligrosas”.

Cotto, por su parte, aniquiló también en el cuarto round al australiano Daniel Geale, el 6 de junio, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, igualmente con el apoyo de cientos de sus coterráneos, que vibraron con la precisión de sus golpes.

Un año antes, Cotto se convirtió en monarca de las 160 libras, al derrotar por abandono al argentino Sergio “Maravilla” Martínez, el 7 de junio de 2014, en el emblemático Madison Square Garden, de la Ciudad de los Rascacielos, donde se es considerado púgil “de casa”.

“Me gusta mucho esa pelea”, expresó Roach, Salón de la Fama del Boxeo Internacional. “Es la pelea que siempre he querido para Miguel, considero que es una pelea muy buena para nosotros y existen buenas probabilidades que derrotemos a ese tipo (Canelo)”.

Otro aspecto que se encuentra en la mesa de negociaciones es el peso en el que chocarán Cotto y Canelo. Aunque el límite de la categoría son las 160 libras, fuentes allegadas a las conversaciones señalan que se pactará en un máximo de 156 o 157 libras, una de las exigencias del boricua.

“Estimo que Canelo es favorito para ganar (a Cotto)”, dijo el avezado comentarista de la cadena HBO Max Kellerman. “Él (Canelo) es más joven y ha recibido mucho menos castigo que el puertorriqueño”.

Pero Cotto ha tenido un resurgir después de aquellos dos fracasos consecutivos frente a Floyd Mayweather Jr. y Austin Trout, ambos por unanimidad en mayo y diciembre, respectivamente, de 2012.

En los tres duelos posteriores, Cotto anestesió a los adversarios, incluidos el dominicano Delvin Rodríguez (tko-3), el argentino Sergio Martínez (rtd-10) y a Geale (tko-4).

El promotor mexico-estadounidense Óscar De La Hoya coincidió con Roach en que ya existen acuerdos en muchos de los aspectos importantes y que solo “estamos finalizando detalles menores”, de acuerdo con declaraciones publicadas la semana pasada por el diario “USA Today”.

“Tenemos a Las Vegas que está muy interesada (en ser la sede)”, explicó De La Hoya al diario. “Estamos hablando con Texas y también con Nueva York. Es sólo un asunto de tiempo”.

Al referirse a las negociaciones con Roc Nation (la promotora de Cotto), De La Hoya precisó que esperaban tener algo firmado, sellado y entregado en las próximas dos semanas.

Como respaldo a la información de De La Hoya, el director de operaciones de Roc Nation (David Itskowitch) confirmó en un mensaje de texto que “el calendario ofrecido por De La Hoya es exacto”.