Klitschko 07072015 34a22Ciudad Panamá.-Faltaban pocos minutos para que expirara el plazo y fuera necesario recurrir a una subasta, que definiera los términos de la pelea entre el ucraniano Wladimir Klitschko, múltiple campeón de los pesos pesados, y el retador obligatorio británico Tyson Fury.

Pero, sorpresivamente, se alcanzó un acuerdo de última hora y el duelo se efectuará el 24 de octubre en la ciudad alemana de Dusseldorf, con transmisión por las cadenas HBO (Estados Unidos), SKY (Gran Bretaña) y por RTL (Alemania).

Casi de inmediato del pacto anunciado por la Asociación Mundial (AMB), el inglés Fury (24-0-0, 18 KOs) bombardeó las redes sociales con inusitado optimismo: “Viva Alemania”, escribió en su cuenta de Twitter. “Voy a sacudir tu país (el de adopción de Klitschko) en octubre. Hay que estar allí para no perderse la mejor pelea de peso pesado en la historia”.

Y añadió en mensaje directo a su rival Klitschko: “No importa si la pelea es en Ucrania, Alemania o Japón, el resultado será el mismo: vas a recibir KO”.

Según se supo, si los detalles del combate se hubieran decidido en una puja pública, a Klitschko en su condición de monarca recibiría el 80 por ciento de la oferta ganadora, en tanto a Fury le hubiera correspondido el 20 por ciento.

“Hemos intercambiado llamadas entre nosotros y con los abogados, y cuatro minutos antes de la hora límite llegamos a un acuerdo”, dijo Bernd Boente, gerente de Klitschko a “ESPN.com”. “Creo que es un buen negocio, en el que ambas partes están contentas con los términos” (del contrato, que no fueron revelados).

Nacido en Ucrania y con residencia en el sur de Florida, Klitschko (64-3-0, 54 KOs), ha efectuado 18 defensas consecutivas del título (tercera cifra más alta en la historia de la división completa, a dos de Larry Holmes y a siete de Joe Louis, quien ostenta el récord histórico para en la división de los mastodontes.

Klitschko, de 39 años, viene de un triunfo por unanimidad ante el estadounidense Bryant Jennings, el 25 de abril, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Pero en esa presentación y después de casi siete años sin combatir en la emblemática instalación de la Gran Manzana, Klitschko mostró poca agresividad ante Jennings.

Fue un pleito de constantes agarres y permanente participación del árbitro Michael Griffin, quien a la altura del décimo episodio y tras advertirle en varias ocasiones, descontó un punto al monarca por agarrar a su oponente.

La victoria, ante una concurrencia superior a los 17 mil espectadores, permitió que Klitschko retuviera las coronas de súper campeon de la Asociación Mundial (AMB), de la Organización Mundial (OMB), de la Federación Internacional (FIB) y de la Organización Internacional (OIB).

Semanas atrás el consejero estadounidense Shelly Finkel y el promotor inglés Frank Warren habían expresado que al campeón ucraniano le agradaba la propuesta de pelear frente a Fury, en el Reino Unido de Gran Bretaña.

Fury posee tres pulgadas más de estatura que Klitschko (6,9 por 6,6) y 12 años menos (38 por 26). Sin embargo, los expertos consideran que la mayor experiencia del monarca será decisiva para definir el pleito.

El pasado 28 de febrero, Fury aniquiló en el octavo asalto al rumano Christian Hammer, en Londres, donde disputaron la faja Intercontinental de la Organización Mundial (OMB).