Thurman k08072015 84630Cuando en noviembre de 2007, el estadounidense Keith Thurman debutó con espectacular nocaut en el primer asalto en las filas rentadas, ya su coterráneo y ahora su próximo rival Luis Collazo había conquistado -y perdido- la corona welter de la Asociación Mundial (AMB).

Invicto en 25 combates, 21 finalizados por la vía del sueño, Thurman posee ese título, que expondrá ante el zurdo Collazo, un peleador que comenzó la trayectoria profesional hace 15 años.

Reconocido por su pegada, Thurman, de 26 años, tendrá que demostrar el empuje de la juventud ante Collazo, experimentado rival que obtuvo el cetro por fallo dividido ante el norteño José Antonio “El Gallo” Rivera, en abril de 2005, en Worcester, Massachusetts.

Un año después y tras una defensa triunfal, Collazo sucumbió por unanimidad frente al inglés Ricky Hatton, en mayo de 2006, en Boston, donde tuvo una temprana caída en el primer asalto, de la que se recuperó y pudo llegar al final del enfrentamiento.

Respaldado por su ascenso constante y una sólida victoria unánime ante Robert “El Fantasma” Guerrero, en marzo pasado, “One Time” Thurman parte como favorito para imponerse a Collazo, quien considera erróneo pensar que tiene pocas oportunidades de salir con el brazo en alto.

“Desde el primer día siempre he sido el desfavorecido y eso me ha dado motivación a través de toda mi carrera”, dijo Collazo, un hombre de profunda fe, a ESPNDeportes. “Me encanta llegar como el desfavorecido, entrar y salir victorioso”.

Hace tres meses, Collazo, de 34 años, noqueó en el segundo asalto al mexicano Christopher Degollado, un boxeador de poca relevancia, que en ese choque acumuló el cuarto revés consecutivo.

Once meses antes, en mayo de 2014, Collazo perdió por unanimidad ante el inglés Amir “King” Khan, en el hotel y casino MGM Grand de Las Vegas, donde disputaron los títulos welter Internacional de la Asociación Mundial (AMB) y el vacante Plata del Consejo Mundial (CMB).

Al referirse a esa derrota, Collazo explicó que se le hizo difícil el estilo de Khan y de ahí que no logró combinar los golpes. No obstante, insistió que las cosas ocurren por una razón y es preciso seguir adelante.

Reconoció Collazo que los reveses le han permitido crecer como boxeador y ser humano. “Conforme pasa el tiempo, te pones más fuerte, tanto mental como físicamente. Soy el hombre detrás de las líneas enemigas. No es nada nuevo para mí. He estado antes en esta situación, pero voy a enfrentar a Thurman como el de mayor experiencia”.

Nacido en Brooklyn, Nueva York, Collazo aseguró que Thurman tiene muchos puntos fuertes, pero también innumerables debilidades, que intentará aprovechar para derrotarlo.

“Honestamente, voy a ir allí e intentaré darle algo que nunca ha vista”, añadió. “Voy a tratar de hacer mi pelea tal como hice hace 10 años cuando fui a la ciudad natal de (José Antonio) Rivera y gané el título de la AMB. Aquí estoy una década más tarde en la casa de Thurman”.

El monarca, por su parte, descartó que su plan sea buscar el nocaut ante Collazo, porque “a este nivel todos los rivales tienen mucha calidad y son peligrosos. La regla es protegerte, (ya que) gana el más inteligente”.

Con total honestidad Collazo señaló que todos los boxeadores desean finalizar sus combates por la vía del cloroformo, como una forma de complacer a los fanáticos, pero “al final del día lo más importante es continuar como campeón del mundo, ganar y hacer lo necesario para seguir siéndolo”.