thurmanCollazo k12072015 b43f8Tampa.-Nada fácil. Ni tampoco hubo concesiones del retador Luis Collazo al campeón Keith Thurman, quien tuvo que emplearse a fondo para retener la corona welter de la Asociación Mundial (AMB), el 11 de julio en USF Sundome, de Tampa, Florida.

Un profundo corte en el párpado izquierdo de Collazo (36-7-0, 19 KOs) obligó a concluir el duelo antes de comenzar el octavo episodio. La esquina del derrotado y el médico de turno le recomendaron al zurdo nacido en Brooklyn que no continuara, para evitar un trauma mayor, que podría repercutir en la visión.

Thurman ganó en la primera defensa de la corona, pero Collazo fue un digno rival, pues desde el comienzo demostró que ascendía al cuadrilátero con la intención de conquistar el título.

El mejor boxeo de Thurman, su rapidez de manos y desplazamientos, unidos a precisas combinaciones, le permitieron llevar la mejor parte en el combate hasta el quinto episodio.

En esa fracción, Collazo conectó un sólido gancho de zurda al hígado de Thurman y de inmediato al monarca se le doblaron las piernas. Al ver “tocado” a su adversario, el retador intentó rematar pegando con ambas, mientras Thurman mantenía cerrada la guardia buscando la recuperación.

La campana resultó salvadora para Thurman, aunque en los siguientes asaltos evitó nuevos encontronazos por la poderosa mano siniestra de Collazo, quien siguió presionando, pero no pudo neutralizar las superiores habilidades del campeón.

Durante el sexto y el séptimo episodios, Thurman se desplazó hacia atrás y los laterales, y cuando se detenía, pegaba dos-tres golpes y a continuación evitaba los intercambios. Ya en esos momentos, salía abundante sangre del rostro de Collazo, que por momentos le obstaculizaba la visión del ojo derecho.

Thurman, de 26 años, se alzó con el cetro welter al vencer por amplia decisión unánime a Robert “El Fantasma” Guerrero, el 7 de marzo pasado, en el hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Collazo, de 34 años, había anestesiado en el segundo asalto al mexicano Christopher Degollado, el 11 de abril último, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York.

Casi un año antes, en mayo de 2014, Collazo sucumbió por vía judicial frente al inglés Amir “King” Khan, en el MGM Grand, de Las Vegas, donde disputaron el título vacante de Plata del Consejo Mundial (CMB) y el Internacional de la Asociación Mundial (AMB).

Comenta sobre este articulo