CarlFroch k15072015 00b87Con títulos mundiales y un casi seguro puesto en el Salón de la Fama del boxeo internacional, el púgil británico Carl Froch consideró que a sus 38 años y 13 en el boxeo, ya es tiempo suficiente para dar paso a las nuevas generaciones.

Nacido en la ciudad inglesa de Nottingham, “La Cobra” Froch (33-2-0, 24 KOs), ganó por nocaut técnico en el octavo asalto su último combate, en duelo revancha frente a su compatriota George Groves, el 31 de mayo del pasado año, en el estadio de Wembley, donde frente a 80 mil fánaticos, disputaron los títulos súpermediano de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB), ambos en poder de Froch.

Seis meses antes, Froch también había aplicado el cloroformo a “Saint George” Groves, en esa ocasión en la ciudad de Manchester e igualmente con los dos cinturones universales en juego.

“Estoy increíblemente orgulloso de mis logros en el boxeo, pero ahora es el momento correcto de colgar los guantes”, dijo Froch. “No me queda nada por demostrar, porque mi legado habla por sí solo”.

Aunque parecía inminente que el monarca abandonaría la acción competitiva, durante semanas se especuló de un posible duelo entre Froch y el múltiple campeón de la división mediana, el invicto ucraniano Gennady “GGG” Golovkin.

Eddie Hearn, promotor de Froch, alimentó el interés por ese duelo, al expresar que su representado deseaba enfrentar a Golovkin, un choque que de haberse producido llenaría cualquier instalación en el Reino Unido de Gran Bretaña.

“He hablado directamente con Carl sobre esto (la pelea contra Golovkin) y él está interesado”, dijo Hearn, quien aseguró de llegarse a efectuar la reyerta congestionaría nuevamente el estadio de Wembley. “Pero solo quiero que tome ese riesgo si realmente está motivado porque es una pelea de alto riesgo”.

Con su récord de 33 victorias, 30 por la vía del sueño y 20 consecutivas, Golovkin es un oponente que evitan la mayoría de los peleadores de las 160 libras y otros de los que se encuentran en la inmediata inferior (154) o superior (168).

Sin confirmar ni negar la posibilidad de que se llegaría a un acuerdo sobre la pelea, Froch expresó su convicción de que derrotaría al kazajo si se veían las caras sobre el ring.

“Si peleo contra Golovkin, le voy a dar una paliza”, dijo Froch por esos días al diario inglés Daily Mail, aunque al parecer solo se trataba de un sentimiento más que una decisión.

Entonces, Tom Loeffler, promotor de Golovkin, explicó al sitio Boxing Scene, que “Gennady no tiene objeciones en pelear contra Froch en las 168 libras, lo que sería un tremendo combate. Pero no tenemos certeza si Carl se retirará o peleará de nuevo”.

Hearn reconoció que Golovkin sería una amenaza para el fin de la carrera de Froch y que en su criterio su representado estaría fuera de sus cabales si decidía tomar ese riesgo.

“Golovkin es el boxeador más temido en el mundo ahora y Carl no necesita esta pelea”, añadió Hearn. “Pero él dice que está intrigado por conocer cómo le iría en ese enfrentamiento. Si acepta, creo que estaría loco”.

Pero evidentemente, Froch está en sus cabales y tomó el camino más apropiado: colgar los guantes y dejar un legado que lo ubica entre los mejores púgiles británicos de todos los tiempos.

“Alcanzó todo lo que ofrece el deporte”, dijo Hearn sobre Froch. “Ha sido un maravilloso embajador del boxeo británico a través del mundo y debe ser reconocido por eso. Nunca tuvo una conducta incorrecta y por el contrario siempre fue un modelo para todos”.

Froch ganó dos veces el título mundial de la división súpermediana correspondiente al Consejo Mundial (CMB) y una vez el de la Asociación Mundial (AMB) y otra el de la Federación Internacional (FIB).

En 2012 Froch fue reconocido como “Boxeador del Año” por World Boxing News (WBN) y el sitio BoxingRecords (BoxRec). Al siguiente, la revista británica “GQ” lo eligió “Deportista del Año”.

Por su rendimiento y calidad, Froch llegó a ubicarse en sexto lugar entre los mejores libra por libra del mundo, de acuerdo con la prestigiosa revista especializada en boxeo “El Ring”, en tanto la BBC de Londres, lo situó en la cima entre todos los púgiles de Gran Bretaña.

Comenta sobre este articulo