DannyGarcia k02082015 20aa9Brooklyn.-Una noticia buena y otra mala. La buena: el estadounidense con raíces puertorriqueñas Danny García debutó en excelentes condiciones en la división welter. La mala: el también norteño Paul Malignaggi dejó entrever que colgará los guantes después de 15 años de carrera profesional en la que ostentó dos coronas mundiales en pesos diferentes.

“Swift” García (31-0-0, 18 KOs) y “Paulie” Malignaggi (33-7-0, 7 KOs) cruzaron sus destinos el 1 de agosto, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el primero anestesió a su rival cuando habían transcurridos 38 segundos del octavo asalto, tras dominar de principio a fin el combate.

Incapaz de cumplir con la báscula en las 140 libras, García hizo dos peleas previas en peso pactado (catchweight) e igualmente se vio obligado a renunciar a los cinturones de súper campeón de la Asociación (AMB) y el Consejo (CMB) en la categoría súper ligera.

Después de un fracaso por la vía del sueño ante Shawn Porter en su pleito anterior, Malignaggi regresó al cuadrilátero con la intención de demostrar que no estaba acabado y que todavía poseía motivación para continuar su carrera.

Pero el desenvolvimiento de Malignaggi estuvo carente de brillo. Intentó evitar los fuertes impactos de García, alejándose en todo momento de la corta distancia, pero hizo muy poco en pos de la victoria, pues se limitó a utilizar el jab y nunca puso en aprietos a su oponente.

Conocedor de la poca pegada de su adversario, García marcó los ritmos del combate y fue el que llevó la iniciativa a lo largo de los ocho episodios.

Una herida en el arco superciliar derecho de Malignaggi puso en alerta al árbitro Arthur Mercante Jr. en el tercer asalto. Más tarde, apareció otro trauma debajo del ojo en esa misma zona, lo que incrementó la cautela del derrotado, mucho más escurridizo a partir de ahí.

García se lanzó con todo a partir del quinto asalto, aprovechando su fortaleza física y potencia en los puños, mientras Malignaggi rehuía el choque directo y batallaba por mantenerse en pie.

En lo adelante, la fortaleza de los golpes de García minaron la resistencia de Malignaggi, quien cayó en el sexto, pero Mercante estimó que se trataba de un resbalón. Ya en el octavo, el ganador arreció el ataque con ambas manos, mientras Malignaggi no podía detener el vendaval de impactos con su guardia. Al verlo herido en el rostro y sin ofrecer resistencia, el tercer hombre del cuadrilátero decretó el nocaut técnico, para evitarle mayor castigo.

“Me siento bien y utilicé mi jab, aunque todavía hay cosas en las cuales tengo que trabajar”, dijo García después de conversar con Malignaggi. “Estoy contento por mi desempeño. La división de 147 libras es a la que pertenezco”.

Tras su anterior fracaso ante “Showtime” Porter, que incluso le provocó una conmoción cerebral, Malignaggi, de 34 años, había considerado dejar la actividad competitiva y dedicarse por entero a la labor de comentarista deportivo, que viene realizando desde hace varios años.

“Probablemente no voy a pelear otra vez”, dijo Malignaggi todavía sobre el encordado. “Uno odia tomar una decisión emocional, pero si mi carrera que se inició en Brooklyn hace 14 años termina esta noche, por lo menos la concluí en mi casa y ante los mejores aficionados del mundo”.

El llamado “Magic Man” debutó con triunfo por nocaut técnico ante su coterráneo Thadeus Parker, el 7 de julio de 2001, en KeySpan Park, de Brooklyn.

El 16 de mayo de 2007, Malignaggi conquistó la faja súper ligera de la Federación Internacional (FIB), tras vencer por unanimidad al surafricano radicado en Australia Lovemore “La Pantera Negra” Ndou.

Cinco años más tarde, Malignaggi se adueñó del cetro welter de la Asociación Mundial (AMB), al anestesiar en el noveno asalto al iucraniano Vyacheslav Senchenko, en Donetsk, Ucrania.

Comenta sobre este articulo