SaulJuarez sk11082015 36a9bPoseedor de una gran técnica y un dinamismo que evoca la época en la que mánagers como Arturo “Cuyo” Hernández, “Pancho” Rosales y Lupe Sánchez dominaban la escena nacional con sus poderosos establos de peleadores, ese es Saúl “Baby” Juárez, un boxeador forjado al más puro estilo de la alta escuela del pugilismo azteca.

Saúl Juárez es un peso minimosca que se ha medido a varios de los mejores exponentes de la actual baraja boxística mexicana, entre los que se encuentran José Argumedo, Armando Torres, “Sammy Gutty”, Juan Hernández, Luis Ceja y los excampeones mundiales Oswaldo Novoa y Adrián Hernández, dejando un muy buen sabor de boca en cada uno de sus enfrentamientos.

Aun en la derrota sabe regalarnos tremendas exhibiciones sobre el ensogado y su estela no nada más obedece al talento que posee y a su determinación, también tendríamos que echar en el saco la escuela que representa, esa por la que pasaron grandes figuras como Rubén Olivares, Alfonso Zamora, Carlos Zárate y “Lupe” Pintor, la escuela del Don Arturo Hernández.

Su progenitor Raúl Juárez, que en su etapa de boxeador fue conocido como José Luis “Chamaco” López, es quien le transmite seis días a la semana las lecciones que aprendió de aquel legendario mánager y ello ha marcado para bien el estilo de este joven pugilista que apenas cuenta con 24 años de edad.

Como novato ganó el torneo Cinturón de Oro se realiza anualmente en la Ciudad de México, pero algunas derrotas han detenido su ascenso hacia la disputa de un título del mundo.

En noviembre del 2014 perdió la oportunidad de enfrentarse al campeón mundial minimosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) Javier Mendoza, cuando perdió una pelea eliminatoria en Filipinas ante el local Milan Melindo.

Pero el sábado pasado obtuvo la más importante victoria en su carrera, la cual lo llevó a mejorar su registro profesional a 22 triunfos y 4 descalabros, con 12 nocauts. Se impuso por decisión dividida sobre Adrián “Confesor” Hernández.

Fue una revancha en la que Hernández intentó sacarse la espina, ya que hace un par de meses ambos se encontraron en el mismo escenario, la Arena Coliseo de la Ciudad de México, imponiéndose Juárez en forma polémica.

Aquel emparejamiento fue detenido en el octavo round, luego de que un cabezazo provocara un corte en el párpado izquierdo del “Confesor”. Pero un mal juicio del réferi lo llevó a decretar que la cortada había sido producto de un golpe.

Tras la primera victoria no se le dio el suficiente crédito al “Baby”, a pesar de que hasta antes de la detención la pelea era bastante nivelada. Pero el sábado, con todo y la decisión dividida no quedó margen para la discusión, le ganó al ex campeón del mundo en buena lid y merece ser colocado como un aspirante legítimo al título mundial.

Es probable que en un pretenso emparejamiento con el actual monarca mundial minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) Pedro “Pedrín” Guevara no se le darían grandes chances de destronarlo, pero hasta que se le dé el crédito suficiente el “Baby” Juárez nos seguirá dando muchas sorpresas.

Comenta sobre este articulo