Huck k16082015 debf0El debut en Estados Unidos del ahora ex campeón mundial crucero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) el serbio-alemán Marco “Capitán” Huck se vio frustrado la noche del viernes por un devastador nocaut que le propinó el polaco Krzysztof Glowacki en el onceavo round de su pelea titular efectuada en el Prudential Center de Newark, Nueva Jersey.

La derrota por nocaut es un resultado que se veía como algo improbable debido a la envergadura de un Marco Huck que hasta el viernes era considerado el mejor peso crucero de la actualidad.

Y cuidado con insertarlo en el contexto histórico, pues un triunfo lo habría colocado como el campeón crucero con mayor número de defensas, desbancando al británico Willie Nelson, con quien desafortunadamente sigue empatado con trece.

Hasta el viernes la totalidad de su carrera se había desarrollado en Alemania. Y en su historial como peso crucero aparecía sólo una mancha, una derrota en 2007 ante Steve Cunningham, quien también vio acción el viernes.

Al romper relaciones con su antiguo promotor Wilfried Sauerland para adherirse al establo de Premier Boxing Champions (PBC), el único adversario que se visualizaba como peligroso para su reinado en los cruceros era su ex compañero de equipo el cubano Yoan Pablo Hernández, quien a la fecha sigue formando parte de la cuadra de Sauerland.

La relación con Premier Boxing Champions le permitió al “Capitán” Huck abrir su abanico de posibilidades no solo en la división de las 200 libras, ya que también puede combatir como peso completo, categoría en la que PBC tiene un importante catálogo de pugilistas, de entre los que destaca el soberano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) el estadounidense Deontay Wilder.

El nocaut llegó en un momento en el que Huck creía tener la victoria en la bolsa, gracias a que durante diez rounds había realizado un estupendo trabajo. Y el derechazo que recibió y que lo puso de cara a las lámparas fue la consecuencia de un exceso de confianza.

Parecía incluso que podía noquear al polaco si forzaba un poco la máquina, ya que en el sexto episodio logró lastimar a Glowacki con un bolado de izquierda que lo terminó por depositar en la lona.

El 22 de abril de 2001 en Brakpan, Sudáfrica, el británico Lennox “El León” Lewis cayó por nocaut ante el estadounidense Hasim “La Roca” Rahman, cediéndole su condición de soberano indiscutido de peso completo. Materializándose así una de las sorpresas más grandes en la división de los pesados.

Lennox Lewis se encaminaba a un triunfo sobre Rahman, pero en el quinto round una derecha demoledora se cruzó en su camino y recibió un devastador nocaut que no estaba en el script.

“El León” Lewis y su equipo negociaban desde semanas antes un acuerdo multimillonario para medirse en su próximo combate con el popular “Iron” Mike Tyson, en lo que sería un hito en la industria del pugilismo al ser la primera vez que trabajarían en conjunto las dos redes cableras más grandes que trasmiten boxeo, Home Box Office (HBO) y Showtime, la primera tenía bajo contrato Lewis y la segunda a Tyson.

La derrota no significó un desastre, sólo pospuso la pelea y avivó el interés en ver el choque entre dos boxeadores que llegaron a ser campeones indiscutidos de los pesados. Y al Lennox haberse mostrado ser vulnerable contra Rahman, aumentaban las posibilidades de victoria de un decadente “Iron” Mike, que seguía siendo respetado por su poder destructivo.

Siete meses después, Lennox Lewis cobraría venganza recetándole a Rahman un nocaut de las mismas proporciones y consecuencias, dejando todo listo para su “mega-fight” con Mike Tyson, a quien también despacharía por la vía del cloroformo.

¿Qué pasará con Marco Huck después de este resultado?

Supongo que una revancha en la que rectificará su camino y finalmente podrá dejar atrás este trago amargo que simplemente retrasó su avance hacia la cima, en la que ya lo espera “El Bombardero de Bronce” Deontay Wilder.

Huck tiene las herramientas para revertir este descalabro e incluso para darle un susto a Wilder. Ya lo hizo en el pasado con el ruso Alexander Povetkin, cuando éste era campeón pesado de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y un robo frustró su deseo de convertirse en monarca universal de la categoría máxima de este deporte.

Comenta sobre este articulo