churritos 6466fEl capitalino Juan “Churritos” Hernández se alzó con la victoria por decisión unánime en ocho rounds sobre el ex campeón del mundo el paceño Ramón “Príncipe” García en el combate semifinal de una cartelera efectuada la noche de ayer en el Estadio de Beisbol de Guamúchil, México.

Hernández sorprendió a García al tomar la iniciativa desde el primer campanazo. Pero la sorpresa sólo duró un round, ya que el “Príncipe” hizo valer su experiencia y boxeando sobre piernas fue sacando mejores dividendos en los siguientes episodios.

Para el quinto round se cambiaron los papeles y Ramón García comenzó a forzar una reyerta que cada vez se volvía más ríspida, al estar constantemente dándose de cabezazos debido a las guardias encontradas.

En el sexto round un fuerte topetazo obligó al réferi a detener las acciones por unos instantes, al Hernández resultar lastimado del pómulo derecho.

En el sétimo asalto los frecuentes encontronazos de cabeza hicieron que el “Príncipe” García perdiera la compostura y enviara a la lona al “Churritos” con un fuerte empujón. Lo que le valió el descuento de un punto como castigo.

Debido a su frustración, García tiró por la borda la táctica que había empleado en la primera parte de la pelea y Hernández le sacó la victoria prácticamente de la bolsa.

En el pleito estelar, el campeón mundial súper mosca del CMB el mexicano Carlos Cuadras se impuso por nocaut técnico en cinco rounds sobre el nicaragüense Dixon Flores.

Líneas con Punch

Todavía el jueves se anunciaba que la contienda sería a diez rounds por el título internacional minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y hasta le dieron el carácter de eliminatoria de título mundial. Sin embargo, el viernes en el pesaje Ramón García detuvo la romana en 50,400 kg y Juan Hernández lo hizo en 51,900 kg, lo que significa que el peso del primero estuvo en el rango de la categoría mosca, mientras que el del segundo en la súper mosca.

Es posible que por los tiempos de la televisión hayan recortado los rounds de la pelea, pero lo más seguro es que se intentó darle un realce a esta revancha en la que se vieron involucrados dos pugilistas con sobrepeso que normalmente combaten en la división de los minimosca y se engañó a la afición con total alevosía.

Comenta sobre este articulo