victoremilio k180082015 fc245Un proverbio de la sapiencia popular asegura que “si nunca afrontas la pena del partir, nunca conocerás la alegría del regreso” y precisamente el placer del retorno está a punto de disfrutarlo el boxeador cubano Yoan Pablo Hernández (29-1-0, 14 KOs), quien volverá al cuadrilátero después de más de un año de inactividad.

La ansiada cita será el 26 de septiembre en la capital argentina, Buenos Aires. Su partenaire, el local Víctor Emilio Ramírez (22-2-0, 17 KOs), intentará allí arruinarle la fiesta y de paso, agenciarse su cinturón de campeón crucero (200 libras) en la versión de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Hernández, de 30 años y natural de la occidental provincia cubana de Pinar del Río, peleó por última vez el 16 de agosto de 2014 en Alemania ante el anfitrión Firat Arslan (35-8-2, 21 KOs). Esa trifulca, que ganó por decisión dividida, fue la cuarta defensa del fajín que arrebató a Steve Cunningham (28-7-1, 13 KOs), por la vía del cloroformo, el 1 de octubre de 2011 también en tierra teutona.

Tras el pleito con Arslan, y con todo pactado para enfrentar en diciembre de 2014 al británico Ola Afolabi (21-4-4, 10 KOs), Hernández sufrió una lesión en el codo derecho que lo sacó de circulación.
Paradójicamente el alias de combate del caribeño es Iron Man, aunque apenas ha peleado en cuatro ocasiones en igual cantidad de años, por culpa de continuas lesiones.
Con el campeón en la enfermería, Afolabi enfrentó a Ramírez, apodado ‘El Tyson del Abasto’, por la faja interina del peso. El ganador de ese encuentro tendría el derecho de retar a Hernández.
Cuando las apuestas indicaban que el europeo era el favorito, el argentino revertió la tendencia y venció por decisión el 10 de abril pasado, en Buenos Aires. El triunfo le convirtió automáticamente en el retador mandatorio.
Ramírez ha eslabonado una cadena de siete éxitos a partir de que cayera por puntos ante el serbio Marco Huck (38-3-1, 26 KOs). Aquel fatídico 29 de agosto de 2009 su ego se vio doblemente herido porque también perdió el cinturón que lo acreditaba como campeón mundial crucero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).
Después de ese revés desapareció alrededor de cuatro años del mundillo del boxeo, para retornar con nuevos bríos y en apenas par de años y siete peleas ya vuelve a estar ante un combate titular.
La prestigiosa publicación The Ring Magazine, considerada la Biblia del Boxeo, coloca a Hernández como número 1 de la división, mientras posiciona al argentino como octavo en el ranking de los cruceros.
Entretanto, la poderosa cadena ESPN coloca al cubano segundo por detrás de Huck (acaba de ser noqueado por el polaco Krzysztof Glowacki) y séptimo a Ramírez.
Además de Hernández, los otros tres monarcas de la división crucero son el mencionado Glowacki (OMB) y los rusos Denis Lebedev (Asociación Mundial de Boxeo) y Grigory Drozd (Consejo Mundial de Boxeo).
Sea el resultado sea, el 26 de septiembre uno de los reinados en las 200 libras permanecerá del lado de acá del Atlántico. Corresponde a Hernández, no solo defender su corona, sino que hacer los méritos en casa ajena para disfrutar a plenitud el regreso esperando. Enfrente, para impedírselo, estará una muralla apodada ‘El Tyson del Abasto’.

Comenta sobre este articulo