GolovkinLemieux k210082015 aed6dA finales de septiembre de 2014 en Playa del Carmen, México, se realizó la segunda y última cumbre de organismos fiscalizadores en la que se le dio forma a la propuesta que tres meces atrás se habían planteado, de coronar a un “Campeón Único” que represente a las tres entidades que integran el nuevo triunvirato del pugilismo rentado, la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

La propuesta consistió en iniciar en 2016 con el apoyo de cadenas de televisión y empresas promotoras, una serie de torneos de unificación entre campeones y así coronar a la figura del “Campeón Único” en cada una de las diecisiete categorías de peso en las que está dividido el boxeo.

La iniciativa no es mala, así como tampoco lo fue la de crear en 1963 una súper organización que se encargaría de unir a todos los organismos que entonces gobernaban las diferentes regiones que conforman el planeta y que emitiría leyes y políticas obligatorias para los mismos. Sin embargo, esa súper organización que fue concebida por el escritor y dirigente boxístico Luis Spota y a la que se le bautizó como Consejo Mundial de Boxeo, con el tiempo se convirtió en una entidad de iguales proporciones que la Asociación Mundial de Boxeo. Es decir, no cumplió con su objetivo y además desencadenó la proliferación de cinturones que impera hoy en día.

Mucho me temo que la figura del “Campeón Único” no eliminará a los monarcas mundiales que representan tanto a la AMB, como al CMB y a la FIB. Creo más bien que quienes sean reconocidos con tal distinción adquirirán un estatus similar al de los súper campeones que la Asociación habilitó hace más de una década.

De cualquier forma el nuevo escenario que se plantea se torna interesantísimo, pues finalmente veríamos a los portadores de cintos de tres de los cuatro organismos que son aceptados como mundiales siendo forzados a combatir entre sí.

Ahora bien, de la última reunión del triunvirato a la fecha se han perdido dos oportunidades en las que el “Campeón Único” se habría adelantado al 2016, ya que terminaron imponiéndose las políticas comerciales que siguen sometiendo a los entes fiscalizadores.

La primera ocurrió en enero del presente año, a unos días de darse a conocer que el entonces campeón súper ligero de la Asociación y del Consejo el estadounidense Danny García se enfrentaría el 11 de abril con el de la Federación el también estadounidense Lamont Peterson, se ventiló que éstos no expondrían sus campeonatos y que la pelea sería pactado en el límite de 143 libras.

La segunda fue en marzo, cuando el actual monarca semicompleto de la AMB, de la FIB y de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) el ruso Sergei Kovalev tuvo que bajarse del carro de la unificación de todas las fajas de su división debido a que el campeón del CMB el haitiano Adonis Stevenson, de quien Kovalev era el contendiente mandatorio, es asesorado por una persona que se niega a hacer negocios con HBO, empresa televisiva que tiene bajo contrato exclusivo a pugilista ruso.

Estos ejemplos evidencian que la jerarquía de los organismos mundiales está muy devaluada y ello los ha obligado a unirse para recuperar algo del control que desde hace años le cedieron a cadenas televisivas y empresas promotoras, cuando implementaron políticas en las que priorizaron lo monetario por encima de lo deportivo.

El próximo 17 de octubre en el Madison Square Garden de Nueva York, EE.UU., el actual soberano de la FIB el canadiense David Lemieux se encontrará en pleito de unificación con el súper campeón mediano de la AMB e interino del CMB el kazajo Gennady Golovkin. Y será ese el momento en el que supervisores de las tres entidades fiscalizadoras que propusieron crear al “Campeón Único” estarán finalmente sancionando una misma pelea.

Pero aún no podemos cantar victoria, el vencedor entre Golovkin y Lemieux no podrá ser reconocido como “Campeón Único” hasta que el fajín mediano del Consejo Mundial de Boxeo vuelva a ser uno solo. El Puertorriqueño Miguel Cotto es poseedor de la versión regular y al él tener en puerta un combate titular con el mexicano Saúl Álvarez, que está supuesto a realizarse el 21 de noviembre en Las Vegas, EE.UU., le es imposible comprometerse a enfrentar al ganador.

Comenta sobre este articulo