LinaresCano k11102015 2eb27Caracas.-Una brillante demostración ofreció ante su público el campeón mundial venezolano Jorge Linares, al aniquilar en el cuarto asalto al mexicano Iván Cano, el 10 de octubre, en el Poliedro de Caracas, Venezuela.

Con la precisión de un relojero suizo, “El Niño de Oro” Linares (40-3-0, 27 KOs) fue minando la resistencia de “Macanón” Cano (23-7-2, 15 KOs), quien cayó fulminado con un gancho a la zona hepática, cuando restaban 58 segundos de fatídico episodio.

La victoria significó la octava victoria consecutiva del nacido en Barinas y radicado en Tokio, la capital japonesa, y la segunda defensa exitosa del título ligero del Consejo Mundial (CMB).

Respaldado por una entusiasta fanaticada, Linares demostró superioridad desde el inicio, al exhibir un boxeo más elegante y certero. Después de llevar la mejor parte en el asalto inicial, en el segundo Cano pegó varios impactos fuertes, que no hicieron mella en el campeón, pero lo obligaron a lanzarse más a fondo para detener el ímpetu del azteca.

En el tercero, Linares conectó un poderoso gancho al hígado de Cano, este retrocedió unos pasos y visiblemente mareado puso una rodilla en la lona con el propósito de recuperarse. De inmediato, el árbitro canadiense Len Koivisto le otorgó la cuenta protectora.

El local trató de concluir las acciones, pero instantes después sonó la campana y con ella el salvador minuto de descanso para Cano.

Mostrando gran velocidad y efectivas combinaciones, Linares intensificó el ataque en el cuarto, con el propósito de destruir la poca resistencia que ya tenía su oponente, quien recibió fuertes golpes a la cabeza, en sus intento de protegerse la afectada parte derecha del abdomen.

Fue cuando Linares pegó otro demoledor gancho de izquierda al hígado y Cano cayó sin fuerzas para levantarse, lo que obligó al tercer hombre del ring a dar por concluidas las acciones.

Para Linares, quien venía de anestesiar en el décimo asalto al británico Kevin “Mighty” Mitchell, el 30 de mayo, en Londres, fue su primera presentación como monarca ante los fanáticos venezolanos, quienes lo respaldaron durante los cuatro rounds.

Se había adueñado de la corona vacante, al aplicarle el cloroformo en el cuarto round al mexicano Javier “El Impecable” Prieto, el 30 de diciembre de 2014, en el Gimnasio Metropolitano de Tokio.

En su presentación previa, Cano había derrotado por fallo unánime a su coterráneo John Carlo “Sireno” Aparicio, el 28 de febrero último, en Cancún, Quintana Roo, México.

Antes, en mayo y septiembre de 2014, empató en par de ocasiones con “El Impecable” Prieto, el mismo que después sucumbió por nocaut ante Linares, en la discusión del cinturón ligero.

Comenta sobre este articulo