crawfordjean k25102015 70632Aunque era la reiteración pública de una demanda conocida, el campeón mundial estadounidense Terence Crawford convirtió en manicomio el CenturyLink de Omaha, al exponerla con aire ceremonial: “Estoy listo para Pacquiao. Solo necesito una llamada telefónica”.

Al escuchar sus palabras, un rugido brotó de más de 11 mil gargantas en apoyo al invicto Crawford (27-0-0, 19 KOs), quien momentos antes había aniquilado en el décimo asalto al haitiano-canadiense Dierry Jean durante la primera defensa del título súper ligero de la Organización Mundial (OMB).

“Haz que suceda, Bob (Arum, representante de Pacquiao)”, dijo Crawford, elegido Mejor Púgil del año en 2014. “Estoy listo y voy a dejar que mis representantes Cameron Dunkin y Brian McIntyre conversen con el grupo de Pacquiao y vamos a ver si se concreta”.

También conocido por “Bud” entre sus allegados, Crawford conquistó la corona vacante, al aniquilar en el sexto episodio al guyanés radicado en Puerto Rico Thomas Dulorme, el 18 de abril pasado, en Arlington, Texas.

Ese fue el debut de Crawford en las 140 libras, después de brillar en los ligeros, donde se adueñó del título del orbe al imponerse por unanimidad al escocés Ricky Burns, el 1 de marzo de 2014, en Glasgow, Escocia.

Ahora “El Cazador” Crawford cumplió a la perfección con su plan táctico ante “All In” Jean (29-2-0, 20 KOs), derribado en tres ocasiones durante el pleito, antes que el experimentado Tony Weeks pusiera fin al desigual enfrentamiento.

Dueño de la situación desde el comienzo, Crawford dejó sentada su superioridad en el asalto inicial. Tras plantarse a la derecha por breves segundos, cambió después a guardia zurda. Y su movida dio resultado: un recto de mano siniestra, seguido de un potente derechazo en swing envió a la lona a Jean.

En lo adelante, Crawford hizo cuanto quiso, sin obviar que también recibió algunas combinaciones fuertes de Jean, quien sumaba cuatro triunfos sucesivos, el más reciente ante Jerry Belmontes, el 20 de junio pasado y que le aportó la faja de las 135 libras, correspondiente a la Federación de Boxeo de Norteamérica (NABF, en inglés).

Un verdadero suplicio resultaron los tres últimos capítulos para Jean. En las postrimerías del octavo estaba en malas condiciones, pero un error de Weeks al detener el choque faltando 10 segundos, le otorgó un respiro y la posibilidad al derrotado de continuar la reyerta.

Otra combinación de Crawford, de 28 años, en el noveno envió nuevamente a la lona a Jean. A duras penas llegó al final del asalto, pero la campana extendió lo que era obvio: el haitiano no llegaría al décimosegundo asalto.

En el fatídico décimo, Crawford no cesó de perseguir y golpear a Jean, quien carente de guardia y casi sin reservas, se desplazó por todo el cuadrilátero rehuyendo el combate e intentando evitar los puños de su oponente. Pero “Bud” le cortaba los espacios y le pegaba cuanto quería.

Casi corriendo por todo el ring, Jean fue impactado por varios golpes y como consecuencia cayó sentado sobre las sogas. Entonces el árbitro Weeks dio por terminada la carnicería.

“Sería una gran pelea (si se enfrentan) Manny y Terence”, dijo Arum al señalar que el norteño forma parte de un grupo de posibles contendientes para el filipino, que también incluye al inglés Amir Khan, al estadounidense Timothy Bradley y al mexicano Juan Manuel Márquez. “Pero es Manny quien tiene que tomar esa decisión”.

Fundador y principal ejecutivo de la promotora Top Rank, Arum precisó que Pacquiao, ex campeón mundial en varias divisiones, piensa poner fin a su exitosa carrera el 9 de abril próximo, pues en lo adelante tiene previsto dedicarse a la vida política en su natal Filipinas.

Comenta sobre este articulo