BC q1gSp4dUkpRZVEczQ1BLDdPraD5zf5xtCiJj1R5g Copy 73ef6

Para beneplácito de los fanáticos, el fantasma del nocaut será un invitado de lujo cuando se enfrenten los estadounidenses Daniel Jacobs y Peter Quillin, el 5 de diciembre en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York.

Reconocido uno y otro por la potencia de sus puños, “El Milagroso” Jacobs (30-1-0, 27 KOs) expondrá ante “Kid Chocolate” Quillin (32-0-1, 23 KOs) la faja mediana de la Asociación Mundial (AMB), que ostenta desde agosto de 2014.

Como prueba de la aniquiladora pegada de Jacobs, el nacido en Brooklyn derrotó por nocaut técnico en el segundo asalto al mexicano Sergio “La Serpiente Latina” Mora, quien en 15 años de carrera profesional nunca antes había sido noqueado. El azteca se convirtió en la décima víctima consecutiva por la vía del sueño de Jacobs.

Mora fue a la lona en el primero y también en el segundo, antes que se viera obligado a abandonar el pleito, por una lesión en el tobillo derecho. Sin embargo, también propinó una caída al norteño en el asalto inicial.

“En este pleito se enfrentan un boxeador (Quillin) contra un peleador-golpeador (Jacobs), dijo el monarca durante una rueda de prensa. “Mi pegada está ahí, tengo más nocauts que Quillin y llegaré al combate en el mejor momento de mi carrera”.

Cuatro años atrás, en mayo de 2011, Jacobs fue diagnosticado sorpresivamente de osteosarcoma, un agresivo cáncer que causa parálisis parcial de las piernas. La enfermedad fue detectada nueve meses más tarde de su único fracaso sobre el cuadrilátero ante Pirog, en Las Vegas, donde disputaron el título vacante mediano de la Organización Mundial (OMB).

El tumor en la columna vertebral provocó que Jacabs, entonces con 24 años, estuviera imposibilitado de caminar y como única alternativa para dejar el sillón de ruedas, los médicos le indicaron la inevitable cirugía, que en consecuencia pondría fin a sus días como boxeador.

Después de repetidas intervenciones quirúrgicas para extirpar la masa de tejido dañada, Jacobs regresó al cuadrilátero carente de forma deportiva, pero con su espíritu de guerrero intacto.

Tres años después de aquella batalla por la vida, “El Milagroso”, como se ha dado en llamar ahora Jacobs, conquistó el título vacante mediano de la Asociación Mundial (AMB), al imponerse por nocaut técnico en el quinto asalto al australiano Jarrod “Left Jab” Fletcher, en el Barclays Center, de Nueva York.

“Esta pelea para ambos no es solo por ser el mejor de Brooklyn, sino para demostrar quién se encuentra en el tope de la categoría mediana”, añadió Jacobs. “Tengo mucha confianza en mi velocidad, habilidades y desenvolvimiento sobre el cuadrilátero, además de la gran mejoría que he alcanzado”.

Ex campeón mundial de la división mediana, “Kid Chocolate” Quillin viene de noquear en el quinto asalto al australiano Michael Zerafa, el 12 de septiembre, en el Foxwoods Resort, de Mashantucket, Connecticut, donde resultó necesario llevar al vencido al hospital Backus, en la cercana ciudad de Norwich.

En su choque previo, Quillin había empatado con el zurdo británico Andy Lee, el 11 de abril pasado, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el estadounidense derribó a Lee en el primero y tercero, pero recibió cuenta protectora en el séptimo.

Quillin había conquistado por unanimidad el cinturón mediano de la Organización Mundial (OMB), ante el camerunés radicado en Francia Hassan N´Dam N´Jikam, el 20 de octubre de 2012, en el Barclays Center, donde envió seis veces a la lona derrotado, con dobletes en los asaltos 4, 6 y 12.

Después lo defendió en tres ocasiones, la última frente al checo Lucas Konecny, el 19 de abril del pasado año, en Washington, la capital estadounidense.

Posteriormente, Quillin recibió muchas críticas al no enfrentar al zurdo ruso Matt Korobov, señalado retador obligatorio por la OMB, lo que significó que perdiera el cinturón de las 160 libras.

“Tuve que decidir entre los problemas personales y el boxeo”, expresó Quillin en aquel momento. “Estuve al lado de mi tío, quien luchaba contra el cáncer que finalmente le quitó la vida, y también compartir con mi esposa durante nuestro primer embarazo, del que felizmente ahora tenemos un bebé”.

Quillin, nacido en Chicago y residente a escasas cuadras del Barclays Center, expresó con total convicción que el sábado 5 de diciembre “habrá un nuevo campeón del mundo” en los medianos.

No obstante, Quillin, de 32 años, reconoció que nunca antes en su carrera había tenido una situación similar, pues enfrentará a un amigo como lo es Daniel Jacobs.

“Uno no desea hacerle daño a su amigo, pero en esta pelea Danny también tratará de vencerme, así que ambos buscaremos salir con el brazo en alto, intentando ganar por la vía que sea”, precisó Quillin.

Comenta sobre este articulo