MosleyPic6 02f10“Espero que me recuerden como un gran peleador, una gran persona y alguien que se preocupó y amó al boxeo”, dijo Shane Mosley, un mes después de caer derrotado por unanimidad ante Saúl “Canelo” Álvarez el 5 de mayo de 2012, cuando disputaron la faja súper welter del Consejo Mundial.

Y para confirmar que colgaba los guantes en forma ¿definitiva?, Mosley afirmó con tono seguro: “Espero que recuerden que amaba pelear. Ha sido muy divertido”.

En aquel momento parecía lógica la decisión del nacido en Lynwood, California, porque “Sugar” Mosley venía de otros dos fracasos ante Floyd Mayweather Jr. y Manny Pacquiao, así como un empate ante el mexicano Sergio Mora.

Pero haciendo caso omiso de su posición anterior (y de los riesgos a su salud, pues ya tenía 42 años), Mosley regresó a los encordados 12 meses después y para su satisfacción obtuvo un triunfo unánime ante el mexicano Pablo “El Demoledor” Cano, en Cancún, México, donde disputaron la faja vacante Internacional welter del Consejo Mundial (CMB).

Alejado temporalmente de la acción competitiva, Mosley salió de su auto-ostracismo para enfrentar al australiano Anthony “El Hombre” Mundine, el 27 de noviembre de 2013, en Nueva Gales del Sur, Australia. Pero no le fue nada bien.

Un nuevo revés por nocaut técnico en el séptimo asalto debió servir de escarmiento a Mosley, quien buscaba entonces el cinturón vacante Internacional de la división súper welter, correspondiente a la Asociación Mundial (AMB).

No obstante, y casi dos años más tarde de aquel traspié, que según sus palabras marcaba (nuevamente) la hora de abandonar el boxeo, Mosley se impuso por nocaut técnico en el sexto asalto al nicaragüense Ricardo “El Matador” Mayorga, en el Forum, de Inglewood, California.

Cumpliendo lo que la gran mayoría vaticinaba, Mosley anestesió a Mayorga, de 41 años, quien se presentó en deficientes condiciones físicas y recibió un gran castigo hasta el fatídico sexto episodio, cuando el árbitro decretó ganador al norteño.

En su brillante carrera, Mosley ganó cinco títulos mundiales en tres divisiones diferentes. La primera de sus dos victorias ante el mexicano-estadounidense Óscar De La Hoya en la discusión del cetro welter, el 17 de junio de 2000 definió su carrera. En lo adelante y por un buen tiempo fue considerado el mejor libra por libra del mundo.

Ahora y tras más de 22 años como exitoso púgil profesional, que de seguro lo conducirán al Salón de la Fama, Mosley insiste en arriesgar su vida al confirmar que enfrentará al venezolano Patrick López, el 17 de diciembre, en la Arena Roberto Durán, de Ciudad Panamá.

Mosley (48-9-1, 40 KOs) y López (23-5-0, 14 KOs) chocarán a 10 asaltos, por el título Internacional welter de la Asociación Mundial (AMB), en una cartelera con el nombre de “KO a las drogas”, como parte de la 94 Convención de ese organismo.

“Pelearé en honor de Gilberto Mendoza Sr. ( presidente de la AMB), que ha estado enfermo y siempre he estado pendiente de él y su familia”, expresó Mosley al referirse al combate frente a López. “Estoy listo para demostrarle al mundo que todavía tengo clase mundial”.

Ojala que Mosley, de 44 años, no tenga que arrepentirse de este nuevo reto al paso inexorable del tiempo y a los múltiples golpes que ha recibido, que han provocado secuelas mentales a otros renombrados púgiles, convertidos en una sombra de lo que fueron en su juventud.

“Así es la vida, es envejecer”, reconoció tras la paliza que le propinó el pelirrojo mexicano hace tres años. “Cuando uno envejece, ves lo que pasa. Uno piensa que puede hacer ciertas cosas. Uno ve cosas que piensa que puede hacer, que quiere hacer, pero la realidad es que ya no las puedes hacer más”.

No hay dudas que Mosley tiene memoria corta y olvida constantemente sus propias palabras.