takashiuchiyama1 ed48aLa noche que despidió el almanaque 2015 se quedó a muy poco de ser la velada perfecta con que soñaron los organizadores de tres carteleras de boxeo que se desarrollaron simultáneamente en Japón. Cinco de los diez campeones mundiales con que contaba la Tierra del Sol Naciente en el pugilismo profesional salieron al ruedo y, como el uso del verbo en pasado habrá sugerido (“contaba”), la cifra sufrió un ligero cambio una vez que el quinteto saldó sus compromisos.

Takashi Uchiyama y Ryoichi Taguchi revalidan sus cetros en Tokio

En Tokio, el mandamás superpluma (130 libras) de la Asociación Mundial (AMB), Takashi Uchiyama (24-0-1, 20KOs), no tuvo piedad con el nicaragüense Oliver “Trombita” Flores (27-2-2, 17 KOs), al que despachó antes de que los presentes en el Gimnasio Ota-City pudieran acomodarse en sus butacas. Hasta el tercer round se extendió la agonía del centroamericano que terminó con un potente gancho de izquierda del ídolo local a las llamadas zonas blandas del retador.

El visible dolor en el rostro del pinolero convenció rápidamente al árbitro puertorriqueño Luis Pavón de la necesidad de poner fin a las hostilidades. Fue la undécima reválida para el invicto Uchiyama de un cinturón que le pertenece desde enero de 2010 y dejó la escena lista para un choque con el jamaicano Nicholas Walters, en el primer trimestre de este año.

Bob Arum, presidente de Top Rank Promotions –la compañía a la que el caribeño está contractualmente vinculado–, ya adelantó extraoficialmente que el duelo entre el veterano astro asiático, de 36 años, y su protegido es un pacto consumado, y que tendrá como escenario un cuadrilátero estadounidense.

Otro posible reto para Uchiyama en el actual 2016 sería vengar la derrota de su compatriota, Takashi Miura, a manos del mexicano Francisco “El Bandido” Vargas, aunque entre estos dos últimos ya se habla de una revancha por lo atractiva que resultó su primera trifulca de finales de noviembre en Las Vegas.

Ryoichi k4 5f99dEn la misma sede tokiota donde Uchiyama cumplió con su cometido, Ryoichi Taguchi, en el rol de telonero, tuvo que sudar más de lo esperado para conservar su cetro de las 108 libras (mosca ligero), avalado por la AMB, justamente el día en que se cumplía un aniversario de que se proclamara campeón. Taguchi (23-2-1, 10 KOs) comenzó el pleito sin mucho brillo frente a un aguerrido colombiano Luis de la Rosa (24-6-1, 14 KOs), pero logró hacer los ajustes tácticos que exigía la situación y a partir de entonces el choque dejó de ser competitivo.

El tercer hombre en el ring, el australiano Derek Milham, se apiadó del púgil cafetero a la altura del noveno asalto, cuando ya era un despropósito que continuase recibiendo más castigo sin opciones de victoria. Fue el tercer triunfo de Taguchi un 31 de diciembre, su quinto desde agosto de 2013, cuando sufrió su última derrota a manos de su paisano Naoya Inoue, para muchos el mejor boxeador japonés del presente.

Kosei Tanaka triunfa con algo de susto en Nagoya

La buena racha de Tokio contagió al único soberano del planeta que escaló al ensogado del Gimnasio de la Prefectura de Aichi, en la ciudad de Nagoya, aunque no sin dramatismo de por medio. Kosei Tanaka (5-0, 3 KOs) mostró un temple pocas veces visto en atletas de sólo 20 años y se levantó de la lona para devolverle el favor a su rival de turno.

El filipino Vic Saludar (11-2, 9 KOs) vendió bien cara su derrota ante el anfitrión, dueño del trono de las 105 libras (peso mínimo) legitimado por la Organización Mundial (OMB). El tagalo planteó una sería oposición a Tanaka en las cinco primeras fracciones apoyándose principalmente en su mano derecha, la misma que silenció la instalación en la quinta ronda con un impacto que puso en el suelo al nipón.

Pero la debacle no llegó a cristalizar y la confianza que ganó el visitante con su éxito parcial tuvo un efecto boomerang. Rebosando seguridad en sí mismo, Saludar se lanzó al ataque en el sexto capítulo y fue recibido por un guantazo de derecha que le taladró las costillas y obligó al estadounidense Mike Ortega a dar por terminada la refriega.

Tanaka hizo historia el pasado mes de mayo cuando doblegó al azteca Julián Yedras y se apoderó del entonces vacante cinturón de la categoría de peso mínimo. Solo 5 peleas, a dos semanas de cumplir las dos décadas de vida, precisó el jovencito nipón para apoderarse del título, en ambos casos nuevos récords nacionales, pues el citado Naoya Inoue se consagró como rey del planeta en su sexta contienda y cuatro días antes de celebrar sus 20 años.

Kazuto Ioka sepulta cualquier duda de Cotón Reveco en Osaka

La tercera sede que vio actividad en el archipiélago japonés fue la Arena EDION de Osaka y fue en esta instalación donde se vivieron las mayores emociones, aunque el resultado tuvo un sabor agridulce para los de casa.

Kazuto Ioka finalmente ajustó sus cuentas pendientes con el argentino Juan Carlos “Cotón” Reveco, en una trifulca que, hasta el momento de su desenlace, marchaba con cierta paridad, tal vez rumbo a otra decisión en favor del anfitrión como la de la primera vez, que dejó al sudamericano clamando que fue despojado del triunfo.

Pero la secuela encontró sentencia antes de que los tres jueces entregasen sus papeletas y alguien pudiera pronunciar la palabra “robo”. Cotón Reveco fue el agresor durante la mayor parte del choque, pero en su afán por consumar la ansiada vendetta falló mucho más de lo que consiguió conectar y recibió también una buena cuota de castigo que provocó una cortada sobre su ojo izquierdo.

En el noveno round, el japonés estuvo a punto de poner fuera de combate al mendocino con una andanada de golpes que lo llevó contra las cuerdas. El referí estadounidense Mark Nelson le otorgó al sudamericano el beneficio de la duda y fue así como logró sobrevivir al temporal.

En el undécimo, Ioka (19-1, 11KOs) bajó el telón del show de una vez y por todas con una combinación de gancho de izquierda y de derecha (uppercut) que terminó con Reveco (36-3, 19 KOs) aterrizando en el encerado. El combativo argentino superó el conteo de protección de Nelson pero el juez determinó que ya no estaba en condiciones de seguir.

Kazuto, protagonista habitual de estas veladas desde el 31 de diciembre de 2011, terminó con su brazo en alto por quinto fin de año consecutivo. Fue su segunda defensa del fajín mosca (112 libras) que le arrebatara a Cotón Reveco ocho meses atrás y que le sirviera para convertirse, con solo 26 años, en el segundo monarca del orbe en tres divisiones nacido en Japón, después de Koki Kameda (el pasado 29 de diciembre, Akira Yaegashi se sumó al club).

Tecuala Argumedo le amarga los festejos a Katsunari Takayama

La espectacular victoria de Ioka en la secuela de su cara a cara con Reveco sirvió para paliar la decepción que dejó el inesperado traspié de Katsunari Takayama, dos peleas antes de la estelar. El mexicano José “Tecuala” Argumedo se encargó de amargarle la fiesta a los aficionados locales con un polémico éxito frente al hasta entonces poseedor de la primacía de las 105 libras con el respaldo de la Federación Internacional (FIB).

Después de nueve cruentos asaltos, el médico actuante ordenó que se detuviese la batalla campal por dos profundas heridas que tenía el campeón defensor sobre ambos ojos. Como los cortes fueron el resultado de sendos cabezazos, se acudió a las boletas para encontrar un triunfador y fue esa vía la que permitió al de Tepic destronar al anfitrión en su Osaka natal. Dos votaciones de 87-84 a la cuenta de Tecuala Argumedo (16-3-1, 9 KOs) y una tercera de 86-85 para Takayama (30-8, 12 KOs) decretaron el fallo dividido en favor mexicano.

El traspié de Katsunari Takayama deja a su país, el más laureado de Asia en el deporte de los puños en el presente, con 9 monarcas reinantes, la mayoría en los llamados pesos chicos, los que mueven menos la aguja de la báscula, las cuentas bancarias y el interés de las grandes cadenas de televisión (HBO, Showtime, ESPN, por solo citar las tres más conocidas).

En representación de los colores de Japón, los ya mencionados Uchiyama, Taguchi, Tanaka, Ioka, Inoue (115 libras, OMB) y Yaegashi (108, FIB), así como Yu Kimura (108, Consejo Mundial –CMB), Kohei Kono (115, AMB) y Shinsuke Yamanaka (118, CMB) arrancan el nuevo año en poder de uno de los múltiples títulos –todavía llamados– mundiales que se reparten en el pugilismo moderno