Rigondeaux Guillermo Box dd71e

Sería de una ceguera boxística absoluta, negar que el zurdo cubano Guillermo Rigondeaux es un púgil de unas condiciones excepcionales, que en consecuencia le permitieron conquistar un par de títulos olímpicos e igual cantidad mundiales en las filas amateurs, y también llegar a la cima de la división de las 122 libras en el pugilismo rentado.

Pero a pesar de mantenerse invicto entre los profesionales, “El Chacal” Rigondeaux (16-0-0, 10 KOs) ha recibido la crítica constante por su desenvolvimiento elusivo, carente de intercambios, que es la tónica de preferencia en la actualidad, en menosprecio del boxeo arte, que tiene predominio de la esquiva, la buena defensa y el llamado “dar y que no te den”.

Lamentablemente para Rigondeaux durante varios años tuvo problemas con su ex manejador, el irlandés Gary Hyde, y también con el viejo zorro Bob Arum, máximo directivo de la promotora Top Rank, que lo criticó en forma burda e irrespetuosa cuando el zurdo caribeño estaba atado a esa compañía.

El pequeño peleador de la isla, oriundo de la oriental provincia de Santiago de Cuba, incrementó el rechazo de Arum, al doblegar por unanimidad al filipino Nonito “El Flash” Donaire, en abril de 2013, en Nueva York, donde unificaron los títulos de la Asociación Mundial (AMB), en poder de “Rigo” y el de la Organización Mundial (OMB), que ostentaba el tagalo.

En ese momento, Donaire, con una racha de 30 victorias consecutivas en 12 años, era la cara boxística de Top Rank, lo que llevó a Arum a confabularse con la OMB para llevar al asiático a la cima nuevamente, sin necesidad de enfrentarlo a Rigondeaux.

Realizando una sucia e injustificada movida, la OMB le retiró la corona a Rigondeaux por “falta de actividad competitiva”, declaró el título vacante y lo puso a discusión entre Donaire y el ruso Evgeny Gradovich, doblegado por el tagalo el 23 de abril, en Oxnard, California.

Para complicar la situación de Rigondeaux, en su último enfrentamiento tuvo un desempeño falto de golpes y carente de emoción ante el filipino Drian Francisco, el 21 de noviembre, en el Mandalay Bay, de Las Vegas, en respaldo del duelo entre el puertorriqueño Miguel “Junito” Cotto y el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, quien arrebató al boricua la faja mediana del Consejo Mundial (CMB).

En días recientes, Rigondeaux anunció la separación con Jorge Rubio y que se asociaba nuevamente con su compatriota Pedro Luis Díaz, el mismo que guió la preparación de cara al choque contra Donaire.

“Pienso dejar todo lo viejo atrás”, dijo Rigondeaux al diario El Nuevo Herald mientras hacía un alto en la preparación en un gimnasio de Miami. “Estas últimas semanas han sido de mucha reflexión y estoy comprometido a poner cosas nuevas en acción que van a dar un vuelco a mi carrera”.

El laureado gladiador cubano es consciente de que a los 35 años necesita cambiar su imagen sobre el cuadrilátero, porque se acerca el tiempo de colgar los guantes y se agotan las posibilidades de alcanzar combates de gran remuneración.

Rigondeaux reconoció que no es un boxeador joven, pero siempre hay espacio para el cambio, porque “a cualquier edad se pueden implementar nuevos elementos e ideas. Las cosas no están escritas en piedra. El que no se adapta pasa muchos trabajos para mantenerse y creo que a mí me queda mucho por dar”.

Sobre el vínculo con el profesor Díaz, Rigondeaux señaló al diario del sur de Florida que decidió traerlo de vuelta porque es muy organizado, planifica el entrenamiento como tiene que ser y por eso le salen bien las cosas.

“Voy a seguir demostrando que soy el mejor”, expresó Rigondeaux. “Pero lo haré en una forma distinta, parándome en el medio del ring, porque para ganar no tengo necesidad de moverme. Muchos elementos de mi boxeo no cambiarán, porque con ellos me hice campeón, pero otros sí los modificaremos para agradar a la mayoría”.

Sin dudas, un pensamiento inteligente de Rigondeaux, quien tendrá que romper esquemas mentales que se han acentuado durante más de 20 años peleando de riposta, conectando algunos golpes y desplazándose por todo el ring.

Comenta sobre este articulo