Timothy Bradley deja Titulo OMB 77336

A primera vista parece un contrasentido que el estadounidense Timothy Bradley renuncie al título welter de la Organización Mundial (OMB), pues los boxeadores desde que inician sus carreras, tienen como gran objetivo conquistar algún día la corona del orbe.

Pero “La Tormenta del Desierto” Bradley no está loco ni mucho menos. El astro norteño cede el ansiado cinturón para chocar por tercera vez ante el filipino Manny “PacMan” Pacquiao, en un duelo que aportará enormes ganancias, indiscutiblemente superiores a las que obtendría el estadounidense si lo hubiera hecho frente al invicto Sadam Ali, rival obligatorio por disposición de la OMB.

Con una victoria para cada uno, los veteranos Bradley (33-1-1, 13 KOs) y Pacquiao (57-6-2, 38 KOs) rivalizarán el 9 de abril, en Las Vegas, donde el tagalo ha expresado que pondría fin a su exitosa trayectoria deportiva, que se resume en ocho fajas del mundo y lo conducirá sin lugar a dudas al Salón de la Fama.

“Al aceptar este combate (contra Pacquiao), invariablemente significa que no puedo cumplir con mi obligación de enfrentar al retador obligatorio Sadam Ali, como ordenó la OMB”, dijo Bradley en una nota enviada a Francisco Valcárcel, presidente de esa organización.

Y continuó en su comunicado: “Esta es una difícil decisión, pero tengo que afrontarla para darle a los fanáticos la mejor pelea y también para que yo tenga el más fuerte enfrentamiento, con una perspectiva financiera y altamente competitivo para nosotros dos”.

Pacquiao y Bradley rivalizaron por primera vez el 9 de junio de 2012 en el MGM Grand de Las Vegas, donde el norteño recibió fallo dividido, en un controvertido resultado que le permitió arrebatarle al asiático el cetro welter de la Organización Mundial (OMB).

Casi dos años más tarde, el 12 de abril de 2014, “PacMan” Pacquiao reconquistó el título por unanimidad y en forma inobjetable, que significó el único revés hasta el presente de “La Tormenta del Desierto” Bradley.

Ahora la reyerta Pacquiao-Bradley carecerá del incentivo del título mundial que discutieron en par de ocasiones previas, y que el estadounidense conquistó al noquear en el noveno asalto a su coterráneo Brandon “Bam-Bam” Ríos, el 7 de noviembre pasado, en el Thomas and Mack Center, de la Ciudad del Pecado.

La familia de Pacquiao  y muchos de sus amigos le han insistido para que no arriesgue más su salud, al escalar  nuevamente el cuadrilátero, ya que tiene suficiente dinero y prestigio, ganado a través de 21 años en el pugilismo de paga.

Encima de ello, “PacMan” Pacquiao se postulará al Senado de Filipinas, donde según conocedores del tema, el actual diputado por la provincia de Sarangani tiene grandes oportunidades de alcanzar uno de los 24 puestos en la cámara alta, debido al prestigio que también ha cosechado en su carrera política.

Pacquiao viene de un revés unánime frente al recién retirado estadounidense y entonces mejor libra por libra del mundo Floyd Mayweather Jr., el 2 de mayo, en el emblemático hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

En ese pleito, que registró $ 650 millones en bruto, el tagalo añadió a su chequera la extraordinaria suma de $ 165 millones en billetes verdes, la mayor para un combate en su trayectoria que comenzó en enero de 1995.

Tras la renuncia de Bradley, la OMB anunció que el título vacante lo disputarán Alí (22-0-0, 13 KOs) y su coterráneo Jessie Vargas (26-1-0, 9 KOs), el 5 de marzo, en el DC Armory, de Washington, la capital estadounidense.

Comenta sobre este articulo